lunes, 14 de febrero de 2011

De vez en mes

DE VEZ EN MES



De vez en mes, y a veces sin previo aviso, recibimos la visita.
Algunas veces esperada con ansiedad y otras veces con recelo. Pero sin duda, esperada.

Y con su visita el mundo se vuelve patas arriba, como si de un elefante se tratara entrando en una cacharrería, disparándonos más de un sentimiento y más de una hormona, por doquier.
El recorrido de éstas no siempre es el mismo. Unas veces comienzan por dulcificarnos, haciéndonos mucho más vulnerables, adornando con lágrimas cualquier absurdez por la que en condiciones normales tan sólo cambiaríamos la curva de nuestro labio ligeramente, otras despertando en nosotras un sentimiento propio de gladiador, permitiéndoos comernos de un solo bocado a cualquiera. Algunas, despertando la fiera dormida, salvaje, concupiscente.
De vez en mes montamos en una montaña rusa sin saber cuántas curvas tendrá, cuantas elevaciones y bajadas y dónde se encuentran éstas.


De vez en mes, como ha sabido explicar Arjona, ni nosotras sabemos lo que queremos:


De vez en mes te haces artista,
Dejando un cuadro impresionista,
Debajo, del edredón.
 
De vez en mes con tu acuarela,
Pintas jirones de ciruelas,
Que van a dar hasta el colchón.
 
De vez en mes un detergente,
Se roba el arte intermitente
De tu vientre y su creación.
 
Si es natural cuando eres dama,
Que pintes rosas en la cama,
Una vez de vez en mes.
 
De vez en mes,
La cigüeña se suicida,
Y ahí estas tú tan deprimida,
Buscándole una explicación.
 
De vez en mes,
El cielo te roba el milagro,
El tiempo te hace un calendario,
De una vez, de vez en mes.
 
De vez en mes,
Tú me propones huelga de hambre,
Yo algo de imaginación.
 
De vez en mes la luna nueva,
Viene a quitar lo que renueva,
Y a colocar otra ilusión.
 
De vez en mes soy invisible,
Para intentar en lo posible,
No promover tu mal humor.
 
De vez en mes no hay quien te aguante,
Y es tu pecado estar distante,
Y otro peor quedarme ahí.
 
Y aunque hay receso obligatorio,
Y el cielo se hace un purgatorio,
Te amo más, de vez en mes.
 
De vez en mes,
La cigüeña se suicida,
Y ahí estas tú tan deprimida,
Buscándole una explicación.
 
De vez en mes,
El cielo te roba el milagro,
El tiempo te hace un calendario,
De una vez, de vez en mes.
 
De vez en mes,
Tú me propones huelga de hambre,
Yo algo de imaginación.
 
De vez en mes,
Tu vientre ensaya para cuna,
Tu humor depende de la luna,
Y yo te quiero un poco más.
 
De vez en mes,
A ti te da por tomar siestas,
A tus hormonas por las fiestas,
Y el culpable siempre yo.
 
De vez en mes,
No hay más reloj que el de tu cuerpo,
No hay más luz que la que das,
De vez en mes.




Personalmente no dejo de visualizar a una cigüeña
suicidándose... ¿Tendré la regla?

17 comentarios:

  1. Sin comentarios.
    Krugius.

    ResponderEliminar
  2. Jo, pues yo quería leer comentarios.

    ResponderEliminar
  3. Creo que prefiero opinar sobre Niche. Seguro que estoy más informado.
    Krugius.

    ResponderEliminar
  4. También es más profundo, pero no está mal hablar de todo.

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, al menos he puesto fotos sugerentes de chiquitas... os quejareis.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, como llevo toda la vida hablando de cosas que desconozco por completo, no veo ningún incoveniente para hacerlo de esta también. A mí la regla me parece genial, es divertida, es amena, es creativa, sirve como calendario, pintura para cuadros, tinta para bolígrafos y todo lo que se te pase por la cabeza. Además de demostración del menor agunte que las mujeres tienen del dolor. ¿Conoceis a algun hombre que se queje alguna vez de la regla? ¿Tan seguras estáis de que nosotros no la padecemos?

    Bloody Sunday.

    ResponderEliminar
  7. Mi hermano siempre dice que la tuvo de pequeño... algún día te contaré.
    No siempre duele, pero cuando duele... duele!

    ResponderEliminar
  8. Ana, lo tuyo con este tema está alcanzando niveles de obsesión. Yo me lo haría mirar... jajaja.

    Besos antisanvalentineros.

    ResponderEliminar
  9. Buah, y yo que venía con miedo, pensando que ibas a colocar la otra entrada (gracias por no hacerlo).

    A mi me gusta tanto ser mujer, que este mes he decido tenerla dos veces.

    No sé si algún hombre la tendrá, pero los que yo conozco y con los que he convivido... NO!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Sandra, es que lo disimulamos muy bien. Es lo que tiene nuestra resistencia al dolor.

    ResponderEliminar
  11. Según dicen la regla es un tostonazo necesario, es como un vete pero vuelve, un dolor de ovarios y una bomba de relojeria corriendo por las venas, es......eso la regla.

    En fin te voy a decir una cosa que igual nadie nunca te ha dicho.....buena regla!!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Jajajajja Dama joe, me provocan...
    Sandri, soy buena, al final elegí algo sosegado...
    Acróbata gracias!

    ResponderEliminar
  13. Joder, Pepinillo... k guay... No entiendo de reglas pero... como mola...
    Bueno... no debe estar tan mal tenerla si te convierte en ese torbellino tan... dulce (a veces).
    ;-)

    ResponderEliminar
  14. Um estoy fatal, pensaba que te había contestado.
    Que cuanto me encantas Oli!.

    Y lo de dulce, no irá por mi verdad???

    ResponderEliminar
  15. Jajajajaja. Dulce dulce, sí.
    Tu tb me encantas a mi.
    ;-)

    ResponderEliminar
  16. Jajajajjaja ya, que somos empalagosos!

    ResponderEliminar

Como no me copies te pego

Reservado todos los derechos a los lectores, que podrán copiar, manipular, alterar y hasta leer todos los textos de este blog. Eso sí, se agradecería que mencionaran de dónde diablos han sacado el juguetito.