martes, 31 de agosto de 2010

Grandes películas poco o nada conocidas: La encajera


“Él habría pasado por su lado sin verla. Porque ella era de esas almas que no hacen ninguna señal, pero que hay que cuestionar pacientemente... y sobre las cuales hay que saber posar la mirada. Un pintor la habría tomado como modelo. Habría sido lavandera, portadora de agua.... o encajera.”
 
Poco más habría que añadir para recomendar esta maravillosa película de Claude Goretta, un título que ostentó durante mucho tiempo el curioso honor de ser el film más discutido y polémico del Club de Ajedrez, del que se habló y se especuló hasta el cansancio a pesar de que ninguno lo había visto. O justamente por eso, porque en aquellos tiempos anteriores a Google todavía era posible dudar de la existencia de una película.
 

Al final resultó que existía y vaya de qué manera. Sin duda una película  notable que pese a la sencillez de su argumento, al ritmo pausado y contemplativo de sus imagenes, a la sobriedad de su puesta en escena y a la parquedad de los elementos que emplea es capaz de generar pasiones de gran intensidad y calado. Además con un final realmente devastador, especialmente para quienes hayan conocido en primera persona el desamparo de sentirse atrapado entre los barrotes del propio mundo interior; la desazón de haber extraviado de alguna manera el camino que lleva hacia los demás. 

Insisto, una película maravillosa que no os podéis perder bajo ningún concepto. Y casualmente el otro día hablábamos del origen de los conceptos. Os dejo enlaces para la descarga en versión dual y los subtítulos.

¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

lunes, 30 de agosto de 2010

El cumpleaños de Jose Ramón

El otro día fue el cumpleaños de mi amigo Jose Ramón y para celebrarlo nos juntamos toda la pandilla en nuestra casa del árbol particular. Qué bien nos lo pasamos. Jose Ramón trajo pasteles -yo me comí un merengue casi sin mancharme la cara-, Juan Luis se quedó dormido y llegó tarde y todos nos reímos mucho y hablamos y hablamos, hasta que se hizo de noche, de las cosas más raras que se nos pasaron por la cabeza: que si la gnoseología por aquí, que si el siglo de Pericles por allá, que si la voluntad de poder es pura metafísica por el otro lado, que si Marx es como Hegel pero vuelto del revés, como los viejos calcetines sudados y sin remendar de la tía de la Juliana, con todos los pinreles al aire. Adolfo, que es el más gamberrote de nosotros hasta se atrevió a hacer dibujitos en la pizarra, unos rectángulos muy chulos que lanzaban fechas zigzaguentes, como en las películas de indios y vaqueros. Qué gracia me hizo cuando le dió por imitarlas con la mano. Y el Jesús, que no es tan gamberro como Adolfo pero sí es más teatrero, no se quiso quedar atrás y se puso a hacer el movimiento del martillo de Thor con tanta gracia y con tanta fuerza que casi le da en cabeza al pobre de Miguel, que no sabía ni dónde esconderse. Mientras que Joaquín -es un secreto, así que no se lo contéis a nadie- se pasó todo el cumpleaños fumándose la cajetilla de cigarrillos que le birló por la mañana a su madre. Él siempre ha sido el más atrevido del grupo y el que lo quiere probar todo antes que los demás. Al final Jesús y el golfo del Adolfo también se pusieron a fumar. A los demás, como somos más pequeños, no nos dejaron y nos quedamos con las ganas de ser mayores también para poder fumarnos hasta los culos de las colillas. Yo por mi parte, que soy muy vergonzoso y me pongo colorao por todo, no me atreví a hacer las mismas tonterías que los mayores, pero me traje apuntadas en una hoja canciones muy graciosas y muy tontas y me pasé el tiempo intentado recitarlas una y otra vez, siempre con la misma cantinela. Aunque la verdad, me parece que a nadie le hizo mucha gracia mis canciones. Pero de todas formas también me lo pasé muy bien. Todos nos lo pasamos muy bien. Tan tan tan tan tan, pero tan requetebien que juramos de verdad de la buena hacerlo más veces, aunque no sea el cumpleaños de nadie. Por ejemplo por navidad, antes de los reyes, o en fiestas así en las que no haya cole. Bueno, me voy que me quiero zampar mi bocata de nocilla y después bajaré a la era a pegarle unas patadas al balón. Os dejo con las fotos que hizo Paquito donde se nos ve a todos haciendo tonterías y riéndonos mucho mucho:


¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

domingo, 29 de agosto de 2010

La Naturaleza y sus "crueldades".

Los que me conocéis sabéis que me gusta hacer rutas por la Naturaleza, y uno de los sitios a dónde más solía ir era a la Sierra de Hornachos, un lugar hipnótico, ya que es una sierra que uno no sabe si pertenece a los Montes de Toledo o a la Sierra Morena (por mi información son los últimos estribos de esta última), por lo tanto está aislada de estos dos bloques montañosos. 
Además se da la circunstancia de que es un oasis para los animales, ya que está rodeada de campos de labor, Vides, Olivos, Cereales, etcétera; que hacen de este lugar un refugio para la vida salvaje de la Comarca de Tierra de Barros, el Pico de la sierra llega a los 990 metros de altitud, y es el segundo mas alto después de la Sierra de Tentudía. Por difundir mayor información sobre los valores naturales de este paraje, he de decir que se vieron los últmos lobos en los años 50, pero que una especie tan amenazada como el Lince Ibérico todavía trasiega y sobrevive en Hornachos. Lo que dice mucho del estado natural en el que se mantiene.
Como os decía, siempre recordaré el año de la Exposición Universal de Sevilla, cuando 4 aventureros nos vamos el día de Nochebuena a la sierra de los Pinos a buscar una cueva: llamada de Hércules, dicen de ella que es muy profunda y que tiene una cantidad de cosas curiosas por ver. La mañana salió con neblina ya en Almendralejo y eso nos hacía ser pesimistas, pues si en un lugar llano está metida la niebla, en plena sierra..., el caso es que tras 45 minutos de viaje llegamos a la sierra en concreto.
Nos saltamos el desayuno (este detalle tendrá importancia mas tarde), pues teníamos ansia de descubrir la cueva y total, eso estaba allí al lado (según el mapa, claro) pero hora tras hora, y buscando por todos los recovecos y abrigos de la sierra, no encontrábamos la dichosa cueva. Mientras, la niebla seguía bajando y ésta cada vez era más espesa, y hacía mas frío, y la frustración por no descubrirla nos hacía pensar “y qué bien se tenía que estar en Almendralejo tomando las cañitas” en vez de pasar frío buscando entre Acebuches y Coscojas a la Cueva de Hércules, de la que tampoco teníamos seguridad de que estuviese en este lugar de la sierra.

Así que para darnos un homenaje y olvidarnos de esos pensamientos tan negativos, pillamos los bocatas antes de tiempo, ya que uno de los compañeros se lesionó al darse con un peñasco en la rodilla y no podía andar bien, por lo tanto paramos; para mitigar el frío intentamos encender una candela, y no es que no hubiese leña, pero con la humedad aquello era prácticamente imposible, así que ríete tú del Bear Grylls ese, pero uno de nosotros se percató de que tenía papel higiénico y con unas pocas de cerillas (estaban contadas) nos sirvió para encender la fogata, pero había que hacer que tomase fuerza, y allí los 4 soplando para que no se apagase el fuego..., cuando conseguimos estabilizarla aquello nos dio moral, pero mierda, el bocadillo tampoco era para tanto y coño, que era el día de Nochebuena y todo el mundo esos días se pone hasta las trancas de comer, nosotros seguíamos teniendo hambre y el frío todavía estaba latente.

Bueno, mientras que el fuego aguantó, echamos una charla y ya como estábamos cerca de la cumbre, decidimos subirla, allí pudimos ver el lado de la umbría (cara norte de la sierra) y curiosamente se dio uno de esos momentos mágicos que te regala la Naturaleza, ya que el cielo se “abrió” momentáneamente con lo que vimos un azul impresionante y los rayos de sol nos dieron en el rostro por primera vez en todo el día, lo comentábamos de forma alegre esa circunstancia cuando de repente, a nuestra izquierda y apenas a 4 metros de nosotros la espectacular silueta del águila-azor perdicera siguiendo el clásico patrón del día de caza, sobrevolando entre la solana y la umbría a ver si salta el conejo o la perdiz, y es algo que a mí no se me olvidará en la vida, esa imagen de la rapaz, más el cielo azul, hicieron que ese día de Nochebuena, de tantísimas penurias, fuera una experiencia inolvidable. Pues ¿cuantas veces en la vida te pasa un Águila-Azor Perdicera tan cerca?
Y no vimos la cueva, pero al final tampoco nos importó. Volvimos por la tarde y a la cena de Nochebuena le dimos un buen repaso, y aquel viaje nos dio recuerdos para comentarlos durante muchos años, como las buenas aventuras.
Para darle un relleno mas a esta entrada, he aquí un tema de Phineas Newborn.

¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

10 películas: El río, de Jean Renoir


Ya lo dijo el filósofo, todo es devenir, todo fluye y nunca te podrás bañar dos veces en el mismo río. Y tal vez tenga razón, pero lo que nadie nos podrá impedir, ni siquiera el filósofo, es que veamos cuantas veces nos dé la gana la película de Renoir. Todo un dechado de sensibilidad y una lección tan hermosa como necesaria sobre el difícil arte de vivir. O al menos de sobrevivir.
¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

Nueva campaña de promoción cultural


Así sí, esta sí que es una forma de promocionar de verdad la cultura y tal vez hasta de competir de tú a tú con las descargas. Ves, al final con un poco de imaginación siempre se encuentran formulas para conseguir la gratuidad de la cultura.
¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

sábado, 28 de agosto de 2010

Nietzsche en castellano


Hace tiempo que conozco esta página, supongo que al igual que algunos de vosotros. No obstante no os la he recomendado hasta ahora porque fue ayer mismo cuando descubrí que seguía activa. Se trata de un espacio argentino, creado por el profesor de filosofía Horacio Potel, que recopila material de y sobre el filósofo sajón en el que abundan tanto los textos del propio Nietzsche como los comentarios de reputados autores a su obra. Igual que en las otras dos páginas del mismo administrador, una dedicada a Heidegger y otra a Derrida. Y digo que no he sabido hasta ayer mismo que seguía activa porque curiosamente fue clausurada durante un tiempo -veo que breve- por mediación de la Camara Argentina del libro, cómo no amparada en la defensa de nuestros queridísimos derechos de autor. Sin embargo tras la denuncia inicial sólo fueron imputadas las otras dos páginas, siendo absuelta en primera instancia la de Nietzsche por haber prescrito allí el copyright sobre su obra. Afortunadamente al final también ha sido sobreseída la causa contra las otras dos, con lo que las páginas dedicadas a Heidegger y Derrida han podido ser reabiertas. Una estupenda noticia que viene muy a cuento con respecto a nuestro eterno debate y que enlaza además con el de esta tarde, por lo que bien merece ser celebrada con su link. Aquí.
¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

viernes, 27 de agosto de 2010

NUESTRO ETERNO DEBATE

El tema del copyright o derechos de autor es algo que siempre ha suscitado polémica entre los miembros de este blog. Paso aquí a reproducir (qué ironía) un artículo de Marta Peirano, columnista de la revista Muy Interesante:

Tres siglos de Copyright

"La ley del copyright ha cumplido 300 años con tanta pena y tan poca gloria que todo el mundo se sorprende cuando descubre que no se firmó para que las editoriales y compañías de teatro de la época explotaran convenientemente las obras de sus protegidos, sino para todo lo contrario. El parlamento británico quería asegurarse de que la creciente industria editorial no pisoteara el incipiente amor por la lectura de los hijos de la Gran Bretaña. Eso, y para que los franceses pudieran degustar los dramas de Shakespeare y se retorcieran de envidia literaria.
Hasta entonces, los emprendedores avispados que habían invertido en una imprenta compraban las obras directamente del autor. Las explotaban a perpetuidad y en exclusiva, y mantenían un mercado de ejemplares local y lujoso, muy por encima de las posibilidades del 95% de la población. La ley de la reina Ana-Statute of Anne-fue aprobada en abril de 1710 con el subtítulo de "Acto para alentar el aprendizaje[...] y establecía un plazo de copyright de 14 años, renovable por un máximo de 28, si el autor seguía vivo. La responsabilidad del Parlamento era doblemente delicada: Debía fomentar el desarrollo de la industria editorial sin estrangular el desarrollo cultural.
Se permitía así que el empresario justificara la inversión en la nueva tecnología y ganase dinero con la explotación, pero sin monopolizar las obras. El autor recibía un dinero que le permitía vivir cómodamente generando valor cultura, pero sin retirarle a Marbella a disfrutar de las rentas. Y, una vez satisfecha la deuda con autor y editor, la obra quedaba a disposición de todos para ser imprimida, representada y traducida libremente, lo que garantizaba el acceso a una cultura elevada a través de ediciones baratas y la expansión del talento británico allende sus fronteras.
Se puede decir, en retrospectiva, que fue una jugada arriesgada pero feliz. Hizo de Inglaterra un lugar donde hay más librerías que bares y más bibliotecas que baños públicos. A la industria, sin embargo, le cortó las alas en un tiempo en el que producir libros era caro;pero es la naturaleza de la industria buscar maneras de enriquecerse más de lo que le corresponde y es responsabilidad del gobierno ajustar esas ambiciones para el mejor desarrollo de una economía variada y avanzada para la nación.
En ese sentido, las cosas han cambiado en los últimos 300 años; la industria sigue intentando hacer caja a costa ajena, pero el Gobierno ha olvidado para quién trabaja y porqué."

Hasta aquí la columna "Sala Bit" de este mes de la revista Muy Interesante, ahora , a nosotros, nos conviene plantearnos bastantes interrogantes:
-¿Cómo un gobierno democrático defiende menos que una monarquía autoritaria la difusión de la cultura?
-¿Serán factibles varios sistemas a la vez, a saber?
1.-Gratuidad total.
2.-Nada de Gratuidad.
3.-Nada de gratuidad, pero si pirateas miro para otro lado.
4.-Definición de un precio justo, pero, ¿Quién lo decide?
-¿Harían esto los ingleses así porque siempre han sido unos piratas?
-¿De verdad queremos que halla más librerías que bares?
¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

Se busca



Si alguien sabe dónde encontrarlo, sobre todo en versión digital, que no dude en comunicarlo y compartirlo.
¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

jueves, 26 de agosto de 2010

No estaría mal que fueran así

A ver si acaso ya para el año que viene.

¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

Aviso para navegantes

O para internautas adictos a Letrinas:



A PARTIR DEL PRÓXIMO LUNES 30 DE

AGOSTO LA DIRECCIÓN

DE NUESTRO BLOG PASARÁ A SER LA SIGUIENTE:

http://letrinaheridos.blogspot.com/


No os olvidéis ajustar vuestros enlaces si no queréis quedaros fuera de esta apasionante aventura deportivo-cultural.Estáis avisados con antelación suficiente. No me hago responsable de lo que pueda suceder el lunes a partir de las 10:00 de la mañana (sí hombre sí, que me dé tiempo a desperezarme, desayunar, encontrar conexión y solucionar los problemas de disponibilidad).
¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

4´33´´

Para compensar el desaguisado de las variaciones de ayer, un poco de música clásica de verdad. Hoy nada de fútbol ni de -o sin d, Ángeles González- concesiones a la vulgaridad o la mediocridad: hoy nada menos que la genial pieza de John Cage en la maravillosa interpretación de David Tudor. Caviar para los oídos...

¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

miércoles, 25 de agosto de 2010

Variaciones Goldberg para un video con goles

La idea fue de Paco; la culpa también. Fue él quien me propuso la elaboración de un video compuesto sólo a partir de goles espectaculares, uno con el que el fútbol pudiera redimirse y rivalizar en belleza con el baloncesto. Dicho y hecho, aquí lo tenéis, aunque no sin dificultades. Fijaos que en mis archivos acumulo más de 70 minutos de goles de todo tipo, pelaje y condición. Sin embargo no ha sido la tarea de comprimir tan abundante material a las dimensiones de un video youtube (al final he optado por lo seguro: goles clásicos y conocidos) lo que me ha producido los quebraderos de cabeza; no, el problema ha surgido a la hora de ponerles música. Porque yo tenía en mente una serie de canciones convencionales, vamos lo típico para estos casos, pero consultando Paco me abrió otros caminos dignos de ser explorados: lo que él me sugirió, más lo que no sugirió pero a mí se me ocurrió tras consultarle, más lo que podría no gustar a nadie salvo a mí, más... El caso es que al final, incapaz de decidirme, he preferido no amordazar mis instintos vitales y enseñoreándome me he dado el capricho de editar todas la versiones, para que seáis vosotros mismos los que decidáis que variación se amolda mejor a vuestras preferencias. Además a poco que se le eche muchísima imaginación uno puede ver en esta composición una variante de la Sopa Campbell de Warhol, pero modificando música en lugar de colores. Un planteamiento genial digno del mejor Ferrán Adriá.


Versión coleman



Versión comercial



Versión Moore



Versión "La mejores canciones de siempre"


No es necesario que os veais los cuatro videos. Las imagenes son idénticas en todos ellos.¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

martes, 24 de agosto de 2010

10 actrices: Bette Davis

Completamos la primera ronda de videos con el estreno de las actrices. Y lo hacemos con la Davis, mujer fea incluso para los cánones estéticos de su época que sin embargo no deja de tener un transfondo malsano y perverso que le dota de cierto actractivo muy peculiar. A tenor de las poquísimas películas que le he visto, juraría que en parte se encasilló en el papel de Angela Channig de los 50. Pero tampoco me hagáis mucho caso.


¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

Concurso de imagenes para la cabecera: mi candidata


Esta es la mía, la que yo pondría si se me dejara.


¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

Mis cuentos favoritos: Los asesinos, de Ernest Hemingway

Veinticuatro horas después volvemos al trabajo, que si no se nos acumula la tarea. Y retornamos también a nuestra república favorita, esta vez de la mano del que muy probablemente sea el patriarca, al menos en el ámbito de las letras norteamericanas, de esa forma de entender y practicar la literatura tan medida y tan austera que a día de hoy es la que más me atrae y de la que podríamos considerar discípulos aventajados a Carver y a Cheever. Me refiero, por supuesto, a Ernest Hemingway -no hay forma de crear expectación con los títulos tan indiscretos que me gasto-, el aventurero romántico, borracho y seductor que sin embargo y por encima de cualquier otra consideración vivió y ejerció como escritor.

Dueño de una voz y un estilo tan característicos y tan marcados como aparentente inexistentes; despojado de toda forma de adorno o preciosismo, la literatura de Hemingway se destaca esencialmente por su implacable precisión, por el dominio ejemplar de la economía de lenguaje y el uso magistral de la elipsis y la ambigüedad; por la rotundidad, en definitiva, con la que se hace presente en sus relatos todo aquello que jamás podrá expresarse más que a través de la ausencia, del vacío y el silencio que deja a su paso la hojarasca de palabras intrascendentes.

El paradigma de esta manera de hacer lo encontramos sin duda en su relato más emblemático, Los asesinos, una auténtica pieza de orfebrería que ha sido fuente de inspiración de hasta dos estupendas adaptaciones hollywoodienses -Forajidos, de Siodmak y Código del Hampa, de Siegel- amén de
esa curiosidad de Tarkovsky que nos descubrió Paco en su momento. Nada, os dejo con el cuento y con el arranque de Forajidos, la parte que se corresponde con el relato (esta vez sí, hay que pinchar en Leer más):

Los asesinos (Ernest Hemingway )

La puerta del restaurante de Henry se abrió y entraron dos hombres que se sentaron al mostrador.

-¿Qué van a pedir? -les preguntó George.

-No sé -dijo uno de ellos-. ¿Tú qué tienes ganas de comer, Al?

-Qué sé yo -respondió Al-, no sé.

Afuera estaba oscureciendo. Las luces de la calle entraban por la ventana. Los dos hombres leían el menú. Desde el otro extremo del mostrador, Nick Adams, quien había estado conversando con George cuando ellos entraron, los observaba.

-Yo voy a pedir costillitas de cerdo con salsa de manzanas y puré de papas -dijo el primero.

-Todavía no está listo.

-¿Entonces para qué carajo lo pones en la carta?

-Esa es la cena -le explicó George-. Puede pedirse a partir de las seis.

George miró el reloj en la pared de atrás del mostrador.

-Son las cinco.

-El reloj marca las cinco y veinte -dijo el segundo hombre.

-Adelanta veinte minutos.

-Bah, a la mierda con el reloj -exclamó el primero-. ¿Qué tienes para comer?

-Puedo ofrecerles cualquier variedad de sándwiches -dijo George-, jamón con huevos, tocineta con huevos, hígado y tocineta, o un bisté.

-A mí dame suprema de pollo con arvejas y salsa blanca y puré de papas.

-Esa es la cena.

-¿Será posible que todo lo que pidamos sea la cena?

-Puedo ofrecerles jamón con huevos, tocineta con huevos, hígado...

-Jamón con huevos -dijo el que se llamaba Al. Vestía un sombrero hongo y un sobretodo negro abrochado. Su cara era blanca y pequeña, sus labios angostos. Llevaba una bufanda de seda y guantes.

-Dame tocineta con huevos -dijo el otro. Era más o menos de la misma talla que Al. Aunque de cara no se parecían, vestían como gemelos. Ambos llevaban sobretodos demasiado ajustados para ellos. Estaban sentados, inclinados hacia adelante, con los codos sobre el mostrador.

-¿Hay algo para tomar? -preguntó Al.

-Gaseosa de jengibre, cerveza sin alcohol y otras bebidas gaseosas -enumeró George.

-Dije si tienes algo para tomar.

-Sólo lo que nombré.

-Es un pueblo caluroso este, ¿no? -dijo el otro- ¿Cómo se llama?

-Summit.

-¿Alguna vez lo oíste nombrar? -preguntó Al a su amigo.

-No -le contestó éste.

-¿Qué hacen acá a la noche? -preguntó Al.

-Cenan -dijo su amigo-. Vienen acá y cenan de lo lindo.

-Así es -dijo George.

-¿Así que crees que así es? -Al le preguntó a George.

-Seguro.

-Así que eres un chico vivo, ¿no?

-Seguro -respondió George.

-Pues no lo eres -dijo el otro hombrecito-. ¿No es cierto, Al?

-Se quedó mudo -dijo Al. Giró hacia Nick y le preguntó-: ¿Cómo te llamas?

-Adams.

-Otro chico vivo -dijo Al-. ¿No es vivo, Max?

-El pueblo está lleno de chicos vivos -respondió Max.

George puso las dos bandejas, una de jamón con huevos y la otra de tocineta con huevos, sobre el mostrador. También trajo dos platos de papas fritas y cerró la portezuela de la cocina.

-¿Cuál es el suyo? -le preguntó a Al.

-¿No te acuerdas?

-Jamón con huevos.

-Todo un chico vivo -dijo Max. Se acercó y tomó el jamón con huevos. Ambos comían con los guantes puestos. George los observaba.

-¿Qué miras? -dijo Max mirando a George.

-Nada.

-Cómo que nada. Me estabas mirando a mí.

-En una de esas lo hacía en broma, Max -intervino Al.

George se rió.

-Tú no te rías -lo cortó Max-. No tienes nada de qué reírte, ¿entiendes?

-Está bien -dijo George.

-Así que piensas que está bien -Max miró a Al-. Piensa que está bien. Esa sí que está buena.

-Ah, piensa -dijo Al. Siguieron comiendo.

-¿Cómo se llama el chico vivo ése que está en la punta del mostrador? -le preguntó Al a Max.

-Ey, chico vivo -llamó Max a Nick-, anda con tu amigo del otro lado del mostrador.

-¿Por? -preguntó Nick.

-Porque sí.

-Mejor pasa del otro lado, chico vivo -dijo Al. Nick pasó para el otro lado del mostrador.

-¿Qué se proponen? -preguntó George.

-Nada que te importe -respondió Al-. ¿Quién está en la cocina?

-El negro.

-¿El negro? ¿Cómo el negro?

-El negro que cocina.

-Dile que venga.

-¿Qué se proponen?

-Dile que venga.

-¿Dónde se creen que están?

-Sabemos muy bien dónde estamos -dijo el que se llamaba Max-. ¿Parecemos tontos acaso?

-Por lo que dices, parecería que sí -le dijo Al-. ¿Qué tienes que ponerte a discutir con este chico? -y luego a George-: Escucha, dile al negro que venga acá.

-¿Qué le van a hacer?

-Nada. Piensa un poco, chico vivo. ¿Qué le haríamos a un negro?

George abrió la portezuela de la cocina y llamó:

-Sam, ven un minutito.

El negro abrió la puerta de la cocina y salió.

-¿Qué pasa? -preguntó. Los dos hombres lo miraron desde el mostrador.

-Muy bien, negro -dijo Al-. Quédate ahí.

El negro Sam, con el delantal puesto, miró a los hombres sentados al mostrador:

-Sí, señor -dijo. Al bajó de su taburete.

-Voy a la cocina con el negro y el chico vivo -dijo-. Vuelve a la cocina, negro. Tú también, chico vivo.

El hombrecito entró a la cocina después de Nick y Sam, el cocinero. La puerta se cerró detrás de ellos. El que se llamaba Max se sentó al mostrador frente a George. No lo miraba a George sino al espejo que había tras el mostrador. Antes de ser un restaurante, el lugar había sido una taberna.

-Bueno, chico vivo -dijo Max con la vista en el espejo-. ¿Por qué no dices algo?

-¿De qué se trata todo esto?

-Ey, Al -gritó Max-. Acá este chico vivo quiere saber de qué se trata todo esto.

-¿Por qué no le cuentas? -se oyó la voz de Al desde la cocina.

-¿De qué crees que se trata?

-No sé.

-¿Qué piensas?

Mientras hablaba, Max miraba todo el tiempo al espejo.

-No lo diría.

-Ey, Al, acá el chico vivo dice que no diría lo que piensa.

-Está bien, puedo oírte -dijo Al desde la cocina, que con una botella de ketchup mantenía abierta la ventanilla por la que se pasaban los platos-. Escúchame, chico vivo -le dijo a George desde la cocina-, aléjate de la barra. Tú, Max, córrete un poquito a la izquierda -parecía un fotógrafo dando indicaciones para una toma grupal.

-Dime, chico vivo -dijo Max-. ¿Qué piensas que va a pasar?

George no respondió.

-Yo te voy a contar -siguió Max-. Vamos a matar a un sueco. ¿Conoces a un sueco grandote que se llama Ole Andreson?

-Sí.

-Viene a comer todas las noches, ¿no?

-A veces.

-A las seis en punto, ¿no?

-Si viene.

-Ya sabemos, chico vivo -dijo Max-. Hablemos de otra cosa. ¿Vas al cine?

-De vez en cuando.

-Tendrías que ir más seguido. Para alguien tan vivo como tú, está bueno ir al cine.

-¿Por qué van a matar a Ole Andreson? ¿Qué les hizo?

-Nunca tuvo la oportunidad de hacernos algo. Jamás nos vio.

-Y nos va a ver una sola vez -dijo Al desde la cocina.

-¿Entonces por qué lo van a matar? -preguntó George.

-Lo hacemos para un amigo. Es un favor, chico vivo.

-Cállate -dijo Al desde la cocina-. Hablas demasiado.

-Bueno, tengo que divertir al chico vivo, ¿no, chico vivo?

-Hablas demasiado -dijo Al-. El negro y mi chico vivo se divierten solos. Los tengo atados como una pareja de amigas en el convento.

-¿Tengo que suponer que estuviste en un convento?

-Uno nunca sabe.

-En un convento judío. Ahí estuviste tú.

George miró el reloj.

-Si viene alguien, dile que el cocinero salió. Si después de eso se queda, le dices que cocinas tú. ¿Entiendes, chico vivo?

-Sí -dijo George-. ¿Qué nos harán después?

-Depende -respondió Max-. Esa es una de las cosas que uno nunca sabe en el momento.

George miró el reloj. Eran las seis y cuarto. La puerta de la calle se abrió y entró un conductor de tranvías.

-Hola, George -saludó-. ¿Me sirves la cena?

-Sam salió -dijo George-. Volverá en alrededor de una hora y media.

-Mejor voy a la otra cuadra -dijo el chofer. George miró el reloj. Eran las seis y veinte.

-Estuviste bien, chico vivo -le dijo Max-. Eres un verdadero caballero.

-Sabía que le volaría la cabeza -dijo Al desde la cocina.

-No -dijo Max-, no es eso. Lo que pasa es que es simpático. Me gusta el chico vivo.

A las siete menos cinco George habló:

-Ya no viene.

Otras dos personas habían entrado al restaurante. En una oportunidad George fue a la cocina y preparó un sándwich de jamón con huevos "para llevar", como había pedido el cliente. En la cocina vio a Al, con su sombrero hongo hacia atrás, sentado en un taburete junto a la portezuela con el cañón de un arma recortada apoyado en un saliente. Nick y el cocinero estaban amarrados espalda con espalda con sendas toallas en las bocas. George preparó el pedido, lo envolvió en papel manteca, lo puso en una bolsa y lo entregó. El cliente pagó y salió.

-El chico vivo puede hacer de todo -dijo Max-. Cocina y hace de todo. Harías de alguna chica una linda esposa, chico vivo.

-¿Sí? -dijo George- Su amigo, Ole Andreson, no va a venir.

-Le vamos a dar otros diez minutos -repuso Max.

Max miró el espejo y el reloj. Las agujas marcaban las siete en punto, y luego siete y cinco.

-Vamos, Al -dijo Max-. Mejor nos vamos de acá. Ya no viene.

-Mejor esperamos otros cinco minutos -dijo Al desde la cocina.

En ese lapso entró un hombre, y George le explicó que el cocinero estaba enfermo.

-¿Por qué carajo no consigues otro cocinero? -lo increpó el hombre- ¿Acaso no es un restaurante esto? -luego se marchó.

-Vamos, Al -insistió Max.

-¿Qué hacemos con los dos chicos vivos y el negro?

-No va a haber problemas con ellos.

-¿Estás seguro?

-Sí, ya no tenemos nada que hacer acá.

-No me gusta nada -dijo Al-. Es imprudente, tú hablas demasiado.

-Uh, qué te pasa -replicó Max-. Tenemos que entretenernos de alguna manera, ¿no?

-Igual hablas demasiado -insistió Al. Éste salió de la cocina, la recortada le formaba un ligero bulto en la cintura, bajo el sobretodo demasiado ajustado que se arregló con las manos enguantadas.

-Adiós, chico vivo -le dijo a George-. La verdad es que tuviste suerte.

-Cierto -agregó Max-, deberías apostar en las carreras, chico vivo.

Los dos hombres se retiraron. George, a través de la ventana, los vio pasar bajo el farol de la esquina y cruzar la calle. Con sus sobretodos ajustados y esos sombreros hongos parecían dos artistas de variedades. George volvió a la cocina y desató a Nick y al cocinero.

-No quiero que esto vuelva a pasarme -dijo Sam-. No quiero que vuelva a pasarme.

Nick se incorporó. Nunca antes había tenido una toalla en la boca.

-¿Qué carajo...? -dijo pretendiendo seguridad.

-Querían matar a Ole Andreson -les contó George-. Lo iban a matar de un tiro ni bien entrara a comer.

-¿A Ole Andreson?

-Sí, a él.

El cocinero se palpó los ángulos de la boca con los pulgares.

-¿Ya se fueron? -preguntó.

-Sí -respondió George-, ya se fueron.

-No me gusta -dijo el cocinero-. No me gusta para nada.

-Escucha -George se dirigió a Nick-. Tendrías que ir a ver a Ole Andreson.

-Está bien.

-Mejor que no tengas nada que ver con esto -le sugirió Sam, el cocinero-. No te conviene meterte.

-Si no quieres no vayas -dijo George.

-No vas a ganar nada involucrándote en esto -siguió el cocinero-. Mantente al margen.

-Voy a ir a verlo -dijo Nick-. ¿Dónde vive?

El cocinero se alejó.

-Los jóvenes siempre saben qué es lo que quieren hacer -dijo.

-Vive en la pensión Hirsch -George le informó a Nick.

-Voy para allá.

Afuera, las luces de la calle brillaban por entre las ramas de un árbol desnudo de follaje. Nick caminó por el costado de la calzada y a la altura del siguiente poste de luz tomó por una calle lateral. La pensión Hirsch se hallaba a tres casas. Nick subió los escalones y tocó el timbre. Una mujer apareció en la entrada.

-¿Está Ole Andreson?

-¿Quieres verlo?

-Sí, si está.

Nick siguió a la mujer hasta un descanso de la escalera y luego al final de un pasillo. Ella llamó a la puerta.

-¿Quién es?

-Alguien que viene a verlo, señor Andreson -respondió la mujer.

-Soy Nick Adams.

-Pasa.

Nick abrió la puerta e ingresó al cuarto. Ole Andreson yacía en la cama con la ropa puesta. Había sido boxeador peso pesado y la cama le quedaba chica. Estaba acostado con la cabeza sobre dos almohadas. No miró a Nick.

-¿Qué pasa? -preguntó.

-Estaba en el negocio de Henry -comenzó Nick-, cuando dos tipos entraron y nos ataron a mí y al cocinero, y dijeron que iban a matarlo.

Sonó tonto decirlo. Ole Andreson no dijo nada.

-Nos metieron en la cocina -continuó Nick-. Iban a dispararle apenas entrara a cenar.

Ole Andreson miró a la pared y siguió sin decir palabra.

-George creyó que lo mejor era que yo viniera y le contase.

-No hay nada que yo pueda hacer -Ole Andreson dijo finalmente.

-Le voy a decir cómo eran.

-No quiero saber cómo eran -dijo Ole Andreson. Volvió a mirar hacia la pared: -Gracias por venir a avisarme.

-No es nada.

Nick miró al grandote que yacía en la cama.

-¿No quiere que vaya a la policía?

-No -dijo Ole Andreson-. No sería buena idea.

-¿No hay nada que yo pueda hacer?

-No. No hay nada que hacer.

-Tal vez no lo dijeron en serio.

-No. Lo decían en serio.

Ole Andreson volteó hacia la pared.

-Lo que pasa -dijo hablándole a la pared- es que no me decido a salir. Me quedé todo el día acá.

-¿No podría escapar de la ciudad?

-No -dijo Ole Andreson-. Estoy harto de escapar.

Seguía mirando a la pared.

-Ya no hay nada que hacer.

-¿No tiene ninguna manera de solucionarlo?

-No. Me equivoqué -seguía hablando monótonamente-. No hay nada que hacer. Dentro de un rato me voy a decidir a salir.

-Mejor vuelvo adonde George -dijo Nick.

-Chau -dijo Ole Andreson sin mirar hacia Nick-. Gracias por venir.

Nick se retiró. Mientras cerraba la puerta vio a Ole Andreson totalmente vestido, tirado en la cama y mirando a la pared.

-Estuvo todo el día en su cuarto -le dijo la encargada cuando él bajó las escaleras-. No debe sentirse bien. Yo le dije: "Señor Andreson, debería salir a caminar en un día otoñal tan lindo como este", pero no tenía ganas.

-No quiere salir.

-Qué pena que se sienta mal -dijo la mujer-. Es un hombre buenísimo. Fue boxeador, ¿sabías?

-Sí, ya sabía.

-Uno no se daría cuenta salvo por su cara -dijo la mujer. Estaban junto a la puerta principal-. Es tan amable.

-Bueno, buenas noches, señora Hirsch -saludó Nick.

-Yo no soy la señora Hirsch -dijo la mujer-. Ella es la dueña. Yo me encargo del lugar. Yo soy la señora Bell.

-Bueno, buenas noches, señora Bell -dijo Nick.

-Buenas noches -dijo la mujer.

Nick caminó por la vereda a oscuras hasta la luz de la esquina, y luego por la calle hasta el restaurante. George estaba adentro, detrás del mostrador.

-¿Viste a Ole?

-Sí -respondió Nick-. Está en su cuarto y no va a salir.

El cocinero, al oír la voz de Nick, abrió la puerta desde la cocina.

-No pienso escuchar nada -dijo y volvió a cerrar la puerta de la cocina.

-¿Le contaste lo que pasó? -preguntó George.

-Sí. Le conté pero él ya sabe de qué se trata.

-¿Qué va a hacer?

-Nada.

-Lo van a matar.

-Supongo que sí.

-Debe haberse metido en algún lío en Chicago.

-Supongo -dijo Nick.

-Es terrible.

-Horrible -dijo Nick.

Se quedaron callados. George se agachó a buscar un repasador y limpió el mostrador.

-Me pregunto qué habrá hecho -dijo Nick.

-Habrá traicionado a alguien. Por eso los matan.

-Me voy a ir de este pueblo -dijo Nick.

-Sí -dijo George-. Es lo mejor que puedes hacer.

-No soporto pensar que él espera en su cuarto y sabe lo que le pasará. Es realmente horrible.

-Bueno -dijo George-. Mejor deja de pensar en eso.

FIN




¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

domingo, 22 de agosto de 2010

R.R. Charousek

Parece casi una ironía que un blog hecho con gente vinculada al ajedrez, todavía no se haya puesto ni una miserable entrada sobre este apasionante tema. Así que como soy valiente, tiraré p'alante y abro una nueva sección.

En este caso, me gustaría hablar sobre esos ajedrecistas que fueron muy buenos pero que por desgracia tuvieron una muerte temprana, y que pocos dudan de que si su vida se hubiere alargado un poco mas, el título de mejor jugador del mundo, habría estado en sus manos. Sí, ya sé que es especular, que ese argumento está pillado por los pelos, pero es una opinión formada tras leer a reputados ajedrecistas.

Empiezo con Rudolf Reszo Charousek que nació en Praga el 19 de Septiembre de 1873. Charousek tuvo una infancia difícil por la precaria situación económica de su familia. Aprendió a jugar al ajedrez en el colegio de Kashau (Hungría), y de ahí provienen sus primeras partidas que jugó con 18 años. No podía permitirse la compra de libros de ajedrez y para poder disponer de algún ejemplar copió a mano el famoso "Handbuch des Schachspiels" de Bilguer y Von der Lasa, sin duda una titánica labor ya que ese manual era una auténtica enciclopedia. Pasó su juventud perfeccionando su juego en Budapest, con esporádicas visitas a la catedral del ajedrez: Viena. Mientras tanto durante los años 1893 hasta el 1896 se dedica a jugar por correspondencia.


En Nüremberg 1896, hace aparición en la escena internacional y donde obtuvo sólo el decimosegundo lugar, pero tuvo la satisfacción de vencer a Emmanuel Lasker, ganador del torneo y que ya obstentaba el título de campeón mundial de ajedrez. El resto de los torneos en los que participa, siempre está en los dos primeros lugares, como ejemplo, he aquí la tabla de clasificación del torneo de Budapest de ese mismo año. Posiblemente su mejor actuación individual.


Pinchar aquí para ver ampliada



Después de esa victoria compartida le siguieron otros buenos resultados, el 1er puesto en el Torneo de Berlín en el año 1897, el 1er puesto en el torneo de Budapest (1897), 2º puesto en Berlín SV (1897), y 2º puesto compartido en el Torneo de la Confederación Alemana en Colonia el año 1898. Con ese palmarés, Emmanuel Lasker veía un mas que probable match por el campeonato del mundo frente a Charousek, pero la tuberculosis se cruzó en el camino de Rudolf y a pesar de ser ingresado en un balneario en Merano, el 18 de Abril de 1900 con 26 años de edad fallecía.

He buscado en varias páginas web de ajedrez, y he aquí una de sus partidas, modelo de ajedrez romántico, fiel seguidor del gambito de Rey y buscando la belleza en el ajedrez. Su talento estaba fuera de toda duda y fue una auténtica lástima esta triste pérdida de este ajedrecista húngaro.

¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

España 9-0 EE.UU.

Mientras sí y mientras no, mientras os vais decidiendo a publicar, yo seguiré aquí a lo mío, no sea que me vuelva a caer la moratoria de 24 horas. Y ya que aquí gusta tanto el deporte, aprovecharé que España y EE.UU. vuelven a verse las caras en baloncesto casi dos años después para colocaros este corte de la final olímpica, posiblemente el mejor partido de la historia del baloncesto FIBA. No sólo un corte, EL CORTE, el momentazo de la final. Os pongo en situación: los de la unión ganaban 91-80 al final del tercer cuarto cuando Gasol, Navarro, Rudy y compañía les endosaron nada menos que un parcial de 9-0. Hasta tiempo muerto tuvieron que pedir. Qué auténtica gozada volver a revivirlo...



¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

sábado, 21 de agosto de 2010

Grandes escenas mudas del cine sonoro

Aseguran los hombres que de estas cosas saben, y además mucho, tirando a demasiado, que después de la invención del sonoro el cine necesitó años para recuperarse del shock que le supuso la irrupción de la palabra hablada, los mismos que habrían de transcurrir para que regresara al nivel de excelencia que había alcanzado en el periodo mudo. Necesitó, en concreto, redescubrir la fuerza del silencio para aprender a encauzar el potencial del sonido. Y yo, que no sé tanto sobre cine pero que sí he visto las suficientes películas, no tengo razón ninguna para poner en duda un hecho que se me antoja tan incuestionable. Ahí están las mil y unas escenas del cine sonoro que han perdurado en la memoria colectiva precisamente por la habilidad con la que la palabra ha hecho mutis por el foro y le ha cedido el protagonismo a la capacidad de la imagen desnuda para transmitir tensión, emoción, inquietud, miedo, alegría o lo que fuera necesario transmitir.


Mismamente -si no a cuento de qué tanto rollo pseudointelectual- como en la famosa escena del Albert Hall de "El hombre que sabía demasiado", una entre muchas de las inagotables lecciones de cinematografía que nos legó el genio de Hitchcock. Si soy sincero, y supongo que estaría mal que no lo fuera, admito que he elegido esta escena por mero encargo, pero también porque después de volver a verla me ha fascinado la manera magistral con la que Hitchcock acierta a combinar los diversos ingredientes que intervienen en ella: la majestuosidad del espacio físico y las dimensiones de la orquesta; la muda elocuencia de los actores y la coreografía milimétrica de sus desplazamientos; la amenaza constante de las armas -la evidente, la pistola, pero más aún la que no lo es tanto, los platillos- y la utilización de la música, elementos todos que conforman una compleja narración a cuatro bandas que pese a ello no necesita ni una sola palabra para explicarse por si misma. Vamos, que esto que estoy haciendo yo ahora mismo es lo más estéril y lo más absurdo que haya podido hacer en mucho tiempo. Mejor la veis por vosotros mismos y yo me callo:

¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

Diez directores: Billy Wilder

3...2...1... ¡¡¡al fin!!! Ya prescribió el plazo de 24 horas de cortesía que me he impuesto entre una entrada ajena y la siguiente mía. Y para celebrarlo vamos a aprovechar para darle movimiento al cine. Directores en este caso, y de los diez mejores, he aquí el detalle, empezamos con el ojito derecho del JL, su auténtica debilidad. Poco tengo yo que oponer al hecho de que sea Billy Wilder quien se lleve el honor de inaugurar la categoría, aunque me apuesto lo que fuere a que el JL si es capaz de hacerlo. Pero bueno, por algo es nuestro espíritu crítico favorito.


¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

viernes, 20 de agosto de 2010

Ahmad Jamal

Siempre es un placer compartir en este blog algo de mis conocimientos de la música Jazz; en esta ocasión saco a la palestra a un músico del que Miles Davis era un ferviente admirador, y al que quería en su primer quinteto. No es ningún secreto que el mismísimo Miles Davis estaba impresionado por la forma de tocar de Jamal, a pesar de tener a un gran Red Garland en su grupo, que era lo mas parecido a Jamal en esos años, pero Ahmad tenía otras cosas en mente, mas que plegarse a las órdenes de un tipo como Miles. La primera vez que pude oir el disco But not for me de Ahmad Jamal, no solo me llamó la atención su particular percepción del tiempo/espacio en su música, al fin y al cabo no era el primero en hacerlo,o sea, dejar mucho espacio entre notas, consiguiendo que el contrabajo y la batería se distingan mejor.

La configuración de su trío, es la formación clásica de piano-contrabajo-batería, pero estos tres músicos se compenetraban de una manera que no era la usual en esa época, en la que ya empezaban a salir cosas mas radicales y que exigían de una comprensión de la música algo mas que una simple melodía.

En mi opinión el secreto de fátima de este disco del que os hablo, es el impresionante baterista Vernell Fournier, un tipo que no tocaba muy rápido, que no usaba mucho el charles, que tampoco le daba al pedal del bombo, (¿sabría dónde estaba?) pero que mantenía la unidad rítmica que pedían Jamal al piano e Israel Crosby al contrabajo. Su manera de tocar las escobillas, la intensidad a la que le sometía a la caja para darle ese sonido tan peculiar, era la especial característica de su estilo. Y este músico, era el que ha dejado una profundísima huella en otros maestros de la batería, del que se sienten discípulos.

But not for me.

En este tema que os dejo, podéis escuchar y apreciar todos los matices que dejan en la música este trío.
¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

Mejoras, cambios y mudanzas

A raíz de la conversación de ayer con el JL he empezado a darle vueltas a la conveniencia de realizar algunos cambios en la estructura del blog, especialmente en lo que se refiere a las utilidades de la derecha. El más significativo sería la posibilidad de eliminar definitivamente el chat. A mí personalmente me parece útil para cuando se requiere una comunicación inmediata o simplemente para pasar el rato si se tercia, pero a lo que se ve a la mayoría os incomoda esta especie de chivato indiscreto que no os permite pasearos por el blog con total anonimato. En cualquier caso, antes de tomar ninguna medida sondearé vuestra opinión vía cuestionario en el lateral. Ya veremos qué resultados arroja. Lo que si he implementado desde hoy es la sección de "Letrinas en el candelabro" una nueva aplicación que nos va a permitir ponernos al día de un vistazo con los últimos comentarios y que además nos garantiza tomar conocimiento de aquellos que puedan realizarse en entradas que por su antigüedad no nos caigan muy a la vista. Y por último, me gustaría proponeros un concurso de imágenes para la cabecera del nuestro blog. Cada cual podría buscar la que le parezca más conveniente y si hace falta hasta votamos entre las candidatas, incluyendo también, por qué no, la opción de no incluir ninguna. En fin, si a alguien se le ocurren más sugerencias, que no dude en compartirlas. Todo sea con tal de que nos sintamos a gusto.


¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

jueves, 19 de agosto de 2010

Diez actores: James Cagney

A pesar de vuestra insistencia en que modere mi ritmo de publicación - ecolalia evidente de la mía para que os excedáis sin pudor en el vuestro-, voy a ir adelantando tarea con la serie de Días de cine, que son nada menos que 40 entregas y a este paso nos va a pillar el final de la saga con el sol transformado ya en un agujero negro, más negro que el corazón de la Sinde. Como en la primera entrega, comenzamos con la presentación de actrices y actores para continuar, tal y como exigen la cortesía y los buenos modales, cediéndole el turno al sexo más débil. Y de ellos, por simpatía con davidchip, el elegido será Cagney, James Cagney, el magnífico intérprete al que sin embargo yo jamás podré perdonar el haber liquidado a sangre fría y hasta en dos ocasiones a Sam Spade, alias Philip Marlowe, alias Rick Blaine, alias Humphrey Bogart. Más que un oscar, un juício por crímenes de lesa cinefilia le daría yo...




¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

miércoles, 18 de agosto de 2010

Gastronomía de vanguardia.


Tras haber meditado sin prisas ni presiones sobre el tema de mi primera entrada en el blog y valorando las amenazas de mi hermano en caso de no escribir... ¡tras! mi entrada:

No escribiré, de momento, sobre los verbos tullir, bullir y mullir ni haré una compleja argumentación de porqué nunca escribiré en el blog, lo cual podría extenderse a lo largo de varias entradas. En vez de eso voy a hacer un "copia y pega" (copy and paste, me dijo una vez un amigo dejándome descolocado) sobre los nuevos conceptos y tendencias de la cocina francesa, no tan nuevas porque según creo el artículo es del 2006, que tanto han inspirado a Ferrán Adriá. Además, puede que el artículo dé una idea de la razón por la cual este hombre insiste tanto en oler los platos...




Comer mierda es el nuevo boom


¿Es importante saber que ha comido nuestro chef la noche anterior a nuestra comida?
Hasta hace poco tiempo eso no era importante.
Sin embargo, en algunos exclusivos restaurantes de Marsella, quizá sea un dato fundamental, puesto que determinará el sabor de nuestro plato.

Por más repugnante que pueda parecernos, comer mierda es el nuevo boom de la comida francesa.

Y sucede que los soretes, bien sazonados y con una exquisita presentación, pueden convertirse en un manjar, digno de chuparse los dedos.

O al menos esta es la propuesta de Francis Morlange, el creador de Delicieux Merde, una lujosa cadena de comidas eligida por los gourmets de todo el mundo.
El principal obstáculo a superar, en esta nueva cocina, es el prejuicio cultural.

"La coprofagía o ingesta de excrementos es una enfermedad tanto como lo es comer animales vivos", afirma Morlange, "Es la cocción de los alimentos lo que nos hace humanos y nos permite gozar de un buen plato.

Que los ingredientes vengan de un árbol, de un corral o de un culo no hace la diferencia.

Lo importante es que la comida esté hecha con amor".

Por otra parte Francis Morlange afirma que la mierda es fuente de alimento en muchos países del tercer mundo.

Incluso, en América Latina se la ve como una posible solución al problema del hambre y la desnutrición.

"Es común rechazar este alimento tan rico de calorías y proteínas, pero recordemos que determinados pueblos del lejano Oriente no dudan en comer insectos, cartones usados y automóviles pequeños.

El tema es que muchos no conocieron la guerra y el hambre es solo algo que ven en televisión".

Pareciera que cuando hay hambre no hay pan duro o estrenimiento que valga.

Francis Morlange nos invita a deleitarnos y saborear de la nueva gastronomía.

Afirma que muchos son los adeptos de esta nueva cocina.

Lo que no sabemos es si luego de comer, habrá que limpiarse con una servilleta o papel higiénico.


Bueno, hasta ahí el texto que quería compartir y que quizá alguno de vosotros ya conociera. No estoy seguro de la fuente original del texto porque lo he visto en muy diversos lugares, así que supondré que ha sido concevido sin pecado por internet.

Hasta otra.
¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

lunes, 16 de agosto de 2010

Las diez de Días de cine: Amanecer

Esta serie ya la completé yo en su momento en La vida en viñetas, así que igual a algunos os deja cierta sensación de dejavú, pero en fin, como en otro momento distinto pero de gran amabilidad Youtube tuvo a bien suprimirme el canal al completo, con sus más de 300 videos, pues vaya, todo lo que hice entonces no sirvió para nada y ahora es prácticamente como si se me acabara de ocurrir la idea, vamos un proyecto completamente nuevo y revolucionario. Corto-pego el breve párrafo con el que presentaba allá por 2008 la saga:


"Fue durante la navidad de 1999, coincidiendo con el fin de siglo y el cambio de milenio, cuando Días de cine, el veterano programa de TVE entonces aún presentado por el insustituible Antonio Gasset, dedicó nada menos que dos programas a hacer balance de los 10 mejores films, los 10 mejores directores, los 10 mejores actores y las 10 mejores actrices de la historia del séptimo arte. El resultado, un suculento puñado de reseñas que con paciencia y tiempo iremos recuperando aquí."



Empezamos con la presentación de las películas y directores, para después entrar ya en materia con Amanecer, de F.W. Murnau. Y a partir de ahí iremos alternando las diversas categorías, de forma que adquiera el asunto mayor riqueza y dinamismo.






¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

domingo, 15 de agosto de 2010

El día en el que el fútbol enloqueció

Venga secciones con riñones... digo con huevos, que queda más gastronómico y más fino. Los mejores combates de boxeo, los mejores cuentos, el mejor cine desconocido -no será tan bueno cuando nadie lo conoce- los autores favoritos de David, los cómicos norteamericanos más críticos, las peores canciones del pop español... Y digo yo, entre tanta morralla, no habrá hueco también para mis partidos de fútbol favoritos. Ya sé que nos encontramos en tierra hostil para el deporte en general y más aun para el fútbol en particular, pero es que es tan divertido... Estoy seguro de que si le dierais una oportunidad al final podría acabar gustándoos hasta las repeticiones de las jugadas más polémicas. Así que nada,


MIS PARTIDOS DE FÚTBOL FAVORITOS


Para empezar, retrocedamos hasta la temporada 96/97 (joder, el Extremadura jugaba en 1ª); partido de vuelta de cuartos de final de la copa del rey. En la ida At. Madrid y Barcelona habían empatado a dos en el Calderón y el partido de vuelta se presentaba con polémica, pues hasta última hora Jesús Gil había amenazado con retirar a su equipo de la competición. Al final, tras muchas amenazas cruzadas, el partido se jugó y sucedió esto:



Impresionante. Para mí el partido más espectacular y emocionante que haya visto jamás. Y además no os podréis quejar, el video, recien salido del horno, está elaborado expresamente para la ocasión. Espero que lo disfrutéis tanto como yo.
¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

MIS AUTORES FAVORITOS

Bueno, llegó la hora de cumplir con el blog, para ello os mostraré algo sobre el mundillo del cómic que de seguro servirá para haceros pasar un rato ameno.
El autor que he elegido para esta la que espero sea primera de muchas entradas, es Peter Bagge. Para ahorrarnos el esfuerzo de acudir a la todopoderosa "wiki",
os comentaré que es un autor (guionista y dibujante) de Seattle. Se fogueó en el mundillo editorial con el archiconocido Robert Crumb, y llegó a la fama mundial (es decir, a la estantería de mi cuarto) al crear Odio, serie donde narra las peripecias, penosas mayormente ,de un adolescente llamado Buddy. En estas historias se refleja el mundillo del grunge, que tanto caló allá por los 90, en especial en la ciudad natal de nuestro autor. Pasemos ahora a dar un repaso a sus más importantes obras:


MUNDO IDIOTA: La antesala de Odio, retrato atroz de la típica familia media americana. Aquí vio la luz Buddy, el principal personaje de Odio.



ODIO: Sin duda su cómic más importante. Amén de Buddy, su protagonista, tenemos a sus dos novias, una muy empalagosa y otra a la que le va la violencia, lo malo es que suele ser más fuerte que el bueno de Buddy, con lo que finalmente nuestro protagonista opta por la primera. También tenemos a su colega "apestoso", un chaval que hace honor a su nombre y que además, (si no quieres saber cómo acaba no leas a partir de aquí), sufre una de las más antológicas muertes del mundo del cómic. Ríete tú del primer Robin, de la muerte de Gwen Stacy, de la del Capitán Marvel o de los mismísimos Supermán y Capitán América, si quieres hablar de una muerte antológica, la de Apestoso,sin duda.
Uno de mis cómics favoritos dentro de esta saga es el de "Los ídolos del Grunge", sátiras incluidas, por supuesto.
También hay que decir que, al finalizar la serie, que consta de trece episodios, el nivel decae bastante, como casi siempre pasa cuando los autores ven pasta de por medio, por supuesto.



STUDS KIRBY: Visicitudes de un irascibilísimo locutor de radio, ultra conservador y poco amigo de hacer amigos. Debe de ser demasiada casualidad, cuando Peter Bagge lo creó, supongo que estaría escuchando al personaje ese que os estais imaginando de la cadena de nuestro terruño. ¿Sabrá Peter Bagge español, o el odio y las vísceras no conocen fronteras ni lenguas?



SUDANDO TINTA: Bueno, bueno, aquí el bueno de Peter no solo ha demostrado saber español tan bien como nosotros, sino que incluso ha conocido a mi ex-jefe, es que el personaje que hace de jefe de la redacción de una editorial de cómics es calcao al que yo tuve, de verdad, palabra, tíos.



APOCALIPSIS FRIKI: ¿Qué pasaría si uno de los pocos supervivientes en el planeta tras un holocausto nuclear fuera el típico "nerk" o "friki" de la informática? Esta historia, publicada en un solo tomo, da cada vuelta de tuerca al asunto, que vaya, le dan a uno ganas de apuntarse a un cursillo de supervivencia en el monte. (¿Para cuando quedamos, Paco?)
Si queréis hablar de Nietzche, Nihilismo, comentar algo sobre "El horror", que diría Joseph Conrad, o sobre "El señor de las Moscas", esta es vuestra lectura informal para el verano, además, ¡es divertida!




Bueno, eso es todo de momento, espero haberos hecho sonreír sin necesidad de ninguna foto escatológica, que seguro es lo que estábais esperando, pillines, ¿O me equivoco?




*Actualización de Alan Moore:


Haciéndome eco de mi propia petición en los comentarios y para disfrute de aquellos a los que la presentación de davidchip les haya podido abrir el apetito, allá vamos con los enlaces que he sido capaz de encontrar. Buen provecho.

¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

sábado, 14 de agosto de 2010

Grandes películas poco o nada conocidas


Nueva sección. Desde hoy y según me vaya dando la picá -que bien me expreso-, os iré recomendando películas que a mí me parecen excelentes y que sin embargo no encuentran -o no me parece que encuentren- un reconocimiento parejo. Por supuesto transitaremos con frecuencia por el reino de la más absoluta arbitrariedad: hablaremos siempre de grandes películas que lo son a mi entender y sólo a mi entender -a otros les podrán parecer auténticas bazofias- y no serán demasiado conocidas también única y exclusivamente según mi propio criterio -a otros les parecerán películas más trilladas que Lo que el viento se llevó.

Para inaugurar la sección empezaremos aproximándonos a Christiane F., el flim de Uli Elden basado en hechos reales que pasa por ser la mejor película que yo conozca sobre el tema de la adicción a las drogas y la única, junto a Pánico en Needle Park, que no me genera el muy inquietante deseo de hacerme drogadicto. Crónica negra, negrísima, de los estragos que causó en la juventud europea la moda de la heroína a mediados de los 70, la misma que llegaría aquí con cierto retraso a partir de los 80 pero con idénticos y devastadores resultados, la película de Elden sobresale esencialmente por conseguir un grado de naturalidad y verismo que, aún sin ahorrarnos ninguna de las truculencias más vistosas de la adicción -ni ninguno de sus lugares más comunes- yo particularmente no le he conocido nunca a otros títulos del mismo tema. Claro que también pudiera suceder que servidor haya visto pocas películas del ramo. Para semejante proeza, Elden se apoya en un ritmo y una cadencia siempre contenidos y sosegados, muy distintos y muy distantes del efectismo facilón de obras como Trainspotting, Drugstore Cowboy o Requiem por un sueño, además de en la soberbia interpretación de los actores adolescentes, muchos de ellos, como la misma Natja Brunckhorst que da vida a Christiane, apenas niños que nunca antes se habían colocado -en el más amplio sentido de la palabra- frente a una cámara y que sorprendentemente nunca más volverían a hacerlo después.

La lástima es que no encuentro la versión original subtitulada, y en gran medida este sentido de la naturalidad se malogra con la afectación del doblaje y la pérdida del sonido ambiente. Para remediarlo yo que vosotros acudiría a la mula y no dudaría en bajármela en versión original. Aquí tenéis una selección de subtítulos para el film.
Y aquí una página que os permitirá burlar la limitación de los 72 minutos de megavideos, por si pretendéis verla online. Simplemente debéis copiar-pegar la dirección de la película (http://www.megavideo.com/?v=8FBQJ38M) en la casilla que se os indica a tal efecto y a disfrutar sin restricciones.



¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

Como no me copies te pego

Reservado todos los derechos a los lectores, que podrán copiar, manipular, alterar y hasta leer todos los textos de este blog. Eso sí, se agradecería que mencionaran de dónde diablos han sacado el juguetito.