viernes, 22 de junio de 2018

Gredos y sus lagunas

Laguna del Gargantón
 Tras no poder ir el año pasado por circunstancias de salud, este año tampoco me preparé físicamente para esta ardua tarea de subir montañas con mis compañeros de fatigas: Juan, Roberto, Juanfran, Míkel y yo mismo. Sí, me diréis que falta Diego, pero tuvo un accidente casero y anda recuperándose el hombre en su pueblecito... 

Así que con la baja de Diego, que siempre se nota, pues es el que suele preparar las rutas y se conoce bien los caminos, decidimos hacer algo sencillo, como es ir a Laguna Grande desde la Plataforma de Hoyos del Espino, y es que Míkel y Roberto no lo conocían y Juanfran tenía la ilusión de subir grandes montañas, desde allí se podía intentar el Ameal de Pablo, La Galana o incluso el Almanzor.

Salimos el viernes por la mañana y llegamos al camping de Hoyos del Espino justo a la hora de comer, enfriamos unas cervezas en el Río Tormes y esperamos a Roberto que venía desde la capital. Llegó puntual y eso le quitó a Juan de su siesta diaria, algo que le dolió para el resto del día. Nos acercamos a la plataforma y desde allí tras preparar las mochilas, comenzamos la ruta. Los Escribanos hortelanos y montesinos me salieron al paso y paré para verlos, incluso Juanfran se quedó conmigo para observarlos. El camino es sencillo y relativamente llano. Paramos en una fuente a mitad de camino a rellenar las botellas de agua, el sol apretaba y las mochilas llenas de víveres, hacían más duro el camino.

Llegamos a la zona del descenso a la Laguna grande, y allí observamos el cartel con todos los picos que Juanfran anhelaba subir, pero la zona estaba muy nevada (la vez que más en todos estos años de movidas mochileras) y nos dejó un poso de duda el poder hacerlo o no. Al llegar a la Laguna, nos encontramos ante una encrucijada, pues el agua de la laguna había subido bastante el nivel , y el cable de acero que te permite vadearla por entre las piedras, se había roto con las inclemencias del tiempo. Así que tocó que descalzarse y poner los pies en la gélida agua de la Laguna, Míkel no paraba de quejarse, "¿no sabéis que llevo muy mal el agua fría?" Pero no le quedó otra. Después de limpiarnos y secarnos los pies, decidimos acampar en una zona un poco húmeda pero llana.

La noche no fue muy fría, pero al no haber luna llena salió completamente estrellada y era alucinante despertarte a las 3.00 de la mañana y ver la vía láctea y un montón de constelaciones, muchas (por no decir todas) las desconozco y aquí sí que echaba de menos los conocimientos maravillosos de Diego sobre Astronomía. 

En la mañana del sábado, nos levantamos temprano, y nos acercamos al Refugio Elola, para preguntar por como estaban las cumbres de montaña y si era posible hacer cumbre sin crampones. Nos dijeron que en esas condiciones era imposible, incluso en sitios con caminos hechos como en la Portilla del Rey (Cinco Lagunas), así que la desilusión de Juanfran fue aún mayor. Volvimos a las mochilas, donde se había quedado Míkel guardándolas y escuché un canto llamativo, un leve silbido, y se me vino a la cabeza el roquero rojo, esa hermosa ave que estaba en un pequeño prado comiendo. Llamé a mis compañeros y lo observaron, quedándose pasmados de lo grande y bonito que era.

Decidimos acercarnos a los prados del Gargantón, nos costó llegar, ya que desde la laguna grande no recordaba el camino, sabía que había una portilla que cruzar, pero nos la pasamos. Míkel, de todas formas encontró una serie de hitos que nos llevaron a la senda correcta, no sin pasar por zonas complejas. Juan y Roberto no paraban de darle vueltas al hecho de como habíamos perdido el rumbo. Por fin paramos a descansar y comer, allí incluso pudimos descalzarnos y enfriar los pies. La siesta no hubo quien se la saltase, aunque a veces el sol daba de justicia y Juanfran que no se tapó com nada, acabó quemándose los gemelos. Nos quitamos las mochilas y subimos las lagunillas del Gargantón, un lugar increíble, en realidad es un pequeño circo glaciar entre el de Laguna Grande y Cinco Lagunas, mas modestito, pero con la cantidad de nieve y agua que tiene este año, es realmente espectacular.

Con mucha precaución hicimos el descenso, algunas zonas estaban húmedas y con líquenes, por lo que los resbalones eran un peligro a tener en cuenta. Ya desde allí retomamos nuestras pesadas cargas y volvimos a la Laguna Grande por el camino oficial, no tardamos mucho en llegar. El aire se empezó a mover y por un momento temimos que el sitio para dormir no iba a ser el más adecuado, por que a pesar de estar en un lugar llano, no teníamos forma de evitar las ventoleras. Nos aseamos y cenamos, en ese momento el aire paró y tuvimos una noche plácida. La noche fue también muy espectacular, sin nubes y como dormimos en sentido contrario al de la noche anterior, pude ver sobre las 4 de la mañana el planeta Marte. Avisé a los compañeros y compartí mi descubrimiento con ellos. Juan aprovechó para contarnos alguna anécdota de las suyas...

El sol nos obligó a levantarnos (el cansancio de las caminatas con las mochilas se empezaba a notar) y tras hacer un café artesanal, se rompió el filtro y hubo que improvisar con un pañuelo de papel, que milagrosamente aguantó, tomamos un cafelito. Salir del sitio en el que habíamos parado nos llevó un ratito, ya que había que encontrar un lugar donde pasar el río. Juan encontró el lugar más seguro. Y nos pusimos en marcha dirección al Refugio del Rey (en ruinas), suelo llevar el prismático fuera, pero al ser el camino cuesta arriba y darnos el sol fuertemente, decidí guardarlo, al poco tiempo vi una silueta de un ave grande que no era un buitre, y efectivamente, el Quebrantahuesos me pasó por encima y no pude verlo... Juanfran que iba por delante me preguntó si lo había visto y yo confirmaba lo que me temía. 

Sombras alargadas
Giramos a la derecha en dirección al Refugio y tras ver a otra persona haciendo la ruta le preguntamos por si era el camino correcto, efectivamente, ese era. Más adelante y tras pasar por varias zonas nevadas, preguntamos a dos hombres sobre la posibilidad de subir algún pico, sobretodo por Juanfran que estaba ansioso de subir algo medio decente. Nos dijeron que sí era posible y que no perdiésemos tiempo. Allí nos lanzamos, pero sin mochilas que dejamos entre piedras. Hubo que pasar varios neveros, el primero nada más comenzar era todo cuesta arriba, con algunas trampitas en forma de agujeros escondidos, eso me hizo en  una ocasión meter el pie casi hasta la rodilla. 

El segundo tramo de nieve, era más duro que el primero, resbalaba muchísimo y había que hacer un sobre esfuerzo, no para avanzar, sino para mantenerte en vertical. Esperé a Juan y encontramos una zona de tierra, que nos llevó al Pico Morezón de 2389 metros de altitud. Juan sacó su temida cámara y se puso a hacer fotos desde todos los ángulos imaginables. Allí arriba vi una Papilio Machaon quise enseñársela a Roberto, pero Juan no paraba de jorobar con las fotos y la asustó.

Míkel y yo iniciamos el descenso, lento pero seguro, ahora al pasar por los neveros el descenso era mucho más rápido y divertido, en 20 minutos llegamos a las mochilas y el grupo siguió con la idea de ir al Refugio del Rey (que yo ya había visto 20 años antes con Diego), yo preferí esperarles en una zona acordada con ellos, en media hora llegaron e iniciamos el descenso a La Plataforma. Pero de repente oí y vi al Ruiseñor Pechiazul entre los piornos, me hacía ilusión verlo, pero a pesar de echar unos diez minutos no volvió a salir. Ellos estaban comiendo mientras me esperaban. También en ese descenso Juan y yo disfrutamos de la Collalba gris y las Alondras comunes cantando y haciendo picados espectaculares. Llegamos a los coches y algunos se bañaron en el Río Tormes a la altura del camping. Ya allí nos despedimos de Roberto para otra ruta, quien sabe si en septiembre... Los demás, que en Hoyos del Espino estábamos a 23º, tras tres horas de viaje, llegamos a Almendralejo con 34º a las 22.00 horas, realmente el contraste fue brutal.
¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

jueves, 8 de marzo de 2018

Crónicas ajedrecísticas extremeñas (5º día)

Nos desplazamos bien cerquita en este caso, en los salones del Hotel Vetonia de Almendralejo, que nos cedió gentilmente un lugar para celebrar estos dos sábados las rondas de las 3 divisiones del ajedrez por equipos extremeño. Eso, implica el colocar las mesas, tableros, muchísimas piezas, coordinar los equipos de Almendralejo, con sus niños que no terminan de saber donde se colocan, vamos, un poco de estrés...

Y uno, encima, jugándose media competición contra el Cibeles de Mérida. No es que de haber ganado nos habríamos evitado el hacer cábalas por el descenso, pero sí que la tensión iba más para otros equipos, total, que todas esas cosas cuentan y ahora, voy a narrar un poco como quedó la cosa en esta 7ª ronda en Almendralejo.

Benjamín García vs Imme Van den Berg; todo parecía discurrir por una defensa eslava, hasta que Imme decidió homenajear a su País nativo y jugar la defensa holandesa, variante del muro de piedra. Un par de cosillas excéntricas por parte de Imme, un Ce4 prematuro, sin haber terminado el desarrollo del  flanco de rey, y casi que lo peor, ese Dh4, que me dolía la vista... Detalles que su rival fue aprovechando poco a poco, fue pasando piezas al campo de Imme, después cambió las piezas necesarias y finalmente ganó un peón, que le daba una ventaja enorme para obtener el punto. 1-0

Paco Macías vs Antonio Vélez; no me esperaba una defensa Caro-Kann por parte de Antonio, no va con su forma de jugar al ajedrez (o la que yo conozco, esa de gambitos letones, sicilianas, ataques cruentos..., ¡se nos ha moderado el chaval!), pero yo tenía ganas de marcha, así que no hay mejor variante que el Ataque Panov para estos casos. Lo que pasa, es que no recordaba bien las sutilezas de la variante e hice un Ae3, que no pegaba con el espíritu de la variante. Así que Antonio jugó un fianchetto por el ala de rey y enrocó. Así que empezó a derivar la partida por cauces posicionales, mi Tb1, llevaba la idea de aprovechar la ventaja en el flanco de dama. Pero veo las intenciones de crujirme con e5 por Antonio. Invierto media hora de tiempo, y me meto en un lío táctico considerable, todo era qué pasaba si comía con Axc3! y en las variantes que analicé, me parecía que no quedaba mal, el programa le da una ligera ventaja al negro, así que no estaba mal analizado por mi parte. Pero Antonio, escoge la variante mas tranquila, pero mucho peor para él, ya que mis peones se vuelven móviles y llegan muy lejos, tanto me emocioné, que no calculé bien cual era la variante que me dejaba con más ventaja. Después de ganar una calidad, por dos peones, Antonio me ofreció el empate, pero como al equipo no le valía de nada las rechacé y así forcé, hasta meterme en una posición perdida... 0-1

¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

lunes, 5 de marzo de 2018

Crónicas ajedrecísticas extremenas, (4º día, tarde)

Después de la comida en los Salones Aralia (Cáceres), recibí a mi buen amigo Vítor Caeiro, que hacía ya algunos años que no veía, tomamos un café y nos fuímos rápidamente a la partida.

Imme Van del Berg vs Jorge Lorenzo; gran partida de Imme, que arriesgó nuevamente para conseguir la victoria, en su clásico esquema, entre Catalana e Inglesa, sacrificó un peón para tener más iniciativa; Jorge puso cara de no gustarle nada aceptar el peón, pero no le quedaba más remedio. Se abrió el centro, y los reyes perdieron peones y con ellos seguridad, Imme iba con todo, y cuando más a favor lo tenía todo, se comió un peón inocuo y dejó atrás el más importante, el que fracturaba en dos la posición negra, desde ese momento, Jorge va haciendo las mejores hasta remontar la posición y ganarla... 0-1

Alfonso García vs Paco Macías; en un día nefasto para mí, perdí contra Alfonso por varios motivos, uno de ellos el cansancio de la partida matutina, más de 4 horas, siempre se nota..., y el segundo motivo es que ese cansancio me hizo jugar más rápido de la habitual y analicé superficialmente algunas variantes, que sí que vi, como su sacrificio de dama en f7, pero que me salté y no repasé, poniendo al menos un cordón de seguridad a mi rey. Después de analizar la partida, yo pensaba que comer el peón en e5 era correcta y el motor de juego lo confirma, lo que si es un pifiazo mayúsculo es Cfd7??, debí de hacer d4 o h6, cualquiera me habría dejado en buena posición, el resto de la partida no tuvo especial interés. 1-0

Abel Arjona vs José Antonio Luceño; Luceño entró en una defensa siciliana, en una variante más posicional por parte de Abel, para así aprovechar  sus mayores conocimientos de estrategia. No sé en qué momento, Luceño calcula mal algo y se deja un peón, Abel aprovecha la circunstancia y va madurando la posición poco a poco, hasta que esta cae como fruta madura del árbol, a pesar de la tenaz resistencia de José Antonio, pero hay veces, que ni aún así... 1-0

¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

miércoles, 28 de febrero de 2018

Crónicas ajedrecísticas (4º día, mañana)

El sábado 17 de febrero se disputaron la 5ª y 6ª ronda de la Liga Extremeña de ajedrez en los Salones Aralia de Cáceres, un lugar bonito y amplio, y una buena organización de los amigos del Castra Caecilia.

Nuestro  club, ha remontado varios puestos, ya que hemos pasado de ser colistas a ser 6º en la clasificación general. Ya pensaba yo y mis compañeros que los resultados no terminaban de acompañar respecto al juego que estábamos desplegando, y que en cuanto jugásemos contra rivales de nuestro nivel, veríamos la medida de nuestras posibilidades para salvarnos. El Club Badajoz era nuestro rival por la mañana.

Juan Luis Torres vs Julián Vazquiánez; mi amigo Juanlu, fue el primero en terminar, creo que le respondió Julián con una defensa Caro-Kann,  y Juanlu no le hizo lo más teórico, saliéndose de la línea principal y jugando cada uno con sus propios conocimientos. Julián no tuvo una buena mañana y tuvo que rendir por las mortales amenazas sobre su Rey. 1-0

Emilio González vs Cristina Lancharro; una partida muy luchada de Emilio contra Cristina, tal vez el blanco expuso mucho en su idea de atacar por el flanco de Rey del negro, más cuando Cristina tenía un buen desarrollo, aunque no me gustaba a mi los peones doblados de la columna de "e" de Cristina, pero por la contra, la columna de "f" era suya. La partida iba alargándose y los cambios de piezas produciéndose, hasta que un garrafal error de Emilio, en una mala posición ya, le hizo inclinar su Rey. 0-1

Abel Arjona vs José Antonio Hernández; aquí vi una defensa Escandinava en la que José hizo la variante de Dd6 es la más atípica de esta defensa, pero no mala. El problema es cuando te pones a mover peones y "olvidas" al Rey en el centro, en ese momento Abel encontró el plan correcto, abrir el centro e ir con todo a por el Rey negro; José fue encontrando jugadas únicas, pero la falta de piezas sin desarrollar, le dejó en una posición insostenible. 1-0

Juan Chacón vs Paco Macías; mi rivalidad ajedrecística  con Juan viene desde mucho tiempo atrás, puede ser de principio de los 90, ¡éramos tan jóvenes!..., recuerdos que enterré tras el e4 de Juan, y una variante cerrada de la siciliana, que más o menos (por casualidad), me preparé el día anterior. Así que de la apertura no salí mal, lo que sí fue un fallo mío, es mi maniobra con el caballo, que acabó en h8 y empezó a ser una molestia para mi. Conseguí rechazar todas las amenazas de Juan y hasta tuve opciones de contrajuego, pero su Aa6! es muy bueno, y perdí la columna "c", a partir de ahí, el final fue insostenible por que no fui capaz de poner el caballo en juego. 1-0

¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

lunes, 29 de enero de 2018

Crónicas ajedrecísticas extremeñas (3er día)

El sábado 27 de Enero se disputó la jornada de Liga en el Hotel Coto de Guareña, en uno salón amplísimo, y en el que si hay algo a lo que ponerle un pero, es que la puerta de los baños, chirría cada vez que se abre-cierra, y la de gente que pasa por esos baños...

Nos tocó jugar contra los amigos y enemigos en el tablero del Albatros-Peón aislado, nunca supe que tenía que ver un ave marina como el Albatros, con un peón aislado en el ajedrez, pero son de esos nombres que ya forman parte de la historia del ajedrez extremeño.

Como decía, jugamos contra ellos, pero tuvimos un percance en el viaje de Almendralejo a Guareña, y mira que es el viaje más corto que se hace en la competición para nosotros..., el caso es que a los pocos kilómetros de salir, saltó el sensor del coche diciendo que parásemos y buscásemos otra forma de llegar a Guareña, así que como la tecnología manda, hicimos caso al coche, y por esas cosas de la vida, empezamos la partida 15 minutos tarde.

Paco Macías vs Enrique Gallardo; no se lo van a creer, pero pensé que me tocaba con negras, y cuando llegué allí, toda mi preparación semanal al carajo, estuve por cederle las blancas a Quique. Bueno, me rehíce y saqué el peón de e4, y ya de paso, como el que escribe la crónica soy yo, pues aquí tenéis una frase de un genio del ajedrez:

David Bronstein: "No sé decir qué sentimientos experimenta un artista ante un lienzo en blanco, pero siempre, cuando voy a iniciar una partida, no puedo dejar de pensar que hoy, ahora mismo tengo la afortunada posibilidad de jugar la partida mas hermosa, luchada y profunda. Hace ya más de 50 años que acudo regularmente al Sagrado Templo de la Creatividad Ajedrecística y que, con reverencia, he enviado un peón blanco hacia adelante, con una oración, rumbo a hazañas heroicas. Me siento atormentado, sin descanso y consumido por aquella eterna espada de Damocles conocida por generaciones de jugadores de ajedrez: la cuestión de cómo empezar el ataque...”

¿Aún no te has aburrido lo suficiente?...

Como no me copies te pego

Reservado todos los derechos a los lectores, que podrán copiar, manipular, alterar y hasta leer todos los textos de este blog. Eso sí, se agradecería que mencionaran de dónde diablos han sacado el juguetito.