domingo, 30 de enero de 2011

Una teoría propia.

Las gente esta cambiando, los valores están perdiéndose, sí, generalizo y a lo largo de este post voy a hacerlo más veces, desde ahora pido perdón a aquellos que meto en el saco, sin tener que ser metidos (estoy de acuerdo con que se excluyan) y dicho esto, sigo.

Los niños cambian, los de antes no tienen nada que ver con los de ahora.
A mis 12 años por navidades tuve de regalo el autocaravan de la Barbie, lo recuerdo porque me dio un poco de vergüenza contarlo delante de todos, hasta que supe que la mitad de las chicas también habían recibido regalos similares.
Con 12 años mi máxima aspiración era dar vueltas en bici, o jugar al fútbol con el vecinito que me gustaba. Hablar de chicos era hablar de lo guapos que eran. Ese año me hice “mujer” y ni entendí la charla de que no podía jugar más con otros niños (Sí, esa que nos han dado a muchas de mi edad).

Ahora los veo, tienen 12 años y sus regalos por navidad son móviles, ordenadores, piercing (Cosas que no empecé a tener hasta que me las podía costear con mi trabajo) mp5 y un sinfín de ropa. Hasta a un niño de mi clase con 7 años ha recibido un móvil para reyes.. le pregunté si tenía amiguitos con teléfono y me contestó que no. Le pregunté que a quién llama entonces, decía que lo tenía sin saldo. Aun así, alucino pepinillos. El año pasado daba clase a niños de 3 a 9 años de informática y muchos sabían perfectamente qué era Internet, Google y Youtube y lo mejor es que los padres les pagaban las clases para que aprendieran, pero bueno no diré nada. Bueno sí, menos mal que no usábamos Internet en clase.

En cuanto a como pasan las horas, muchas, en la calle fumando ya no solo tabaco, o cambiando recreativos por locutorios y otras tantas viendo a la gentecilla de la tele que sirve para hacer ruido y poco más (Todas estas que gritan sin parar en debates absurdos). Si un niño les gusta, ya no piensan que guapo es, sino si se lo follarían o no.

Aun así los padres siguen pensando que sus niños son buenos, inocentes, supongo que porque en el fondo la cara de niños no les delata.

Últimamente he mantenido un par de conversaciones de este tipo, y la verdad es que tengo una teoría “chan chan” bueno mejor dicho hipótesis, pero yo las convierto en teorías, si, es mi rollo :P

La desarrollo, ¿Por qué están así las cosas? Todos admitimos ciertos factores: la vida cambia hay más libertad de expresión ¿Cuándo podías ver tú a un presentador de televisión decir Coño o Joder? Ahora lo dicen a cualquier hora y al igual que el vocabulario los actos, que si el restregón mítico de Terelu y Pipi, el folleteo de GH y las que se ha tirado Paquirrín en un colchón viejo. Violencia, sexo y drogas se muestran de forma natural sin importar quien las ve. A pesar de estos factores un niño se forma en función de su entorno y su familia. El entorno lo componen sus iguales (amigos y enemigos) y el cole. Voy a saltarme estos dos, porque mi teoría va enfocada a la familia.

Los niños y adolescentes de hoy tienen padres de entre 30 y 40 años (a groso modo) estos padres han sido los de la generación más tranquila, (desde mi punto de vista, que para eso es mi teoría) esta generación ha tenido acceso a la información, menos tabues y más libertad pero han seguido teniendo ciertas limitaciones pues sus padres eran de una generación más severa, recta o con valores más marcados (lo que prefiramos) Han sido una generación que querían modificar el trato recibido , querían mayor libertad y se la han dado a sus hijos, y... zas, ¡Cagada! Así han salido.
Confían demasiado en sus hijos recordando cómo eran ellos de pequeños, pero la cosa ha cambiado y muucho. El lado bueno de mi teoría es que ahora los nuevos padres, serán estos niños y seguro que crían a sus hijos más severamente de lo que han hecho sus padres. Los hijos siempre (sí, podéis excluiros algunos) creen que sus padres la han cagado con algo y ellos lo mejorarán. Según mi teoría las cosas irán a mejor.

10 comentarios:

  1. Ah, amiga, la vieja teoría del péndulo, la severidad que va y viene, la libertad que se conquista y que se esfuma de nuevo. Puede que las cosas sean como dices, que estos chavalines que se foguean en el sexo drogas y rockandroll desde el útero materno acaben asustados de si mismos e impongan una disciplina más severa a sus futuros, no muy lejanos, vastagos. Pero yo me sospecho que no. Por una razón principal. Este cambio generacional, este acceso tan rápido a regiones de la vida que otros no conocieron hasta muy avanzados los cuarenta, se debera a muchos factores, pero se enmarca sí o sí, y aquí no hay posibilidad de negociar que para eso es mi comentario a tu teoria, en la tendencia a convertirlo todo en producto de consumo y por supuesto a relacionarse con el mundo a través del ejercicio de dicho consumo. Hay que consumir, de todo, cuanto más mejor, y cuanto antes, la caña. De eso se trata, de no aceptar privaciones en el consumo de todo lo dable a consumirse, sexo drogas y rockandroll incluido, porque el que no consume es un pringaillo al que todos los demás tienen derecho a pegarle una paliza hasta dejarlo a las puertas de la muerte. Y si no que se espabile, se haga un tatuaje molón, se meta unas cuantas rayas y se tire a las guarrillas de quinto, que para eso están. Y mucho me temo que esta forma de pensar no va a variar con las próximas generaciones, más que nada porque es el tipo de individuo que necesita la sociedad para que se trague toda la mierda que le tiene preparada. Lo lógico es que la tendencia se acentue con el tiempo hasta el extremo de que los seminarios católicos vuelvan a rebosar gracias al enganche de dronjas y sexo a buen precio. Por lo menos hasta que aparezcan ciborgs de fuerza e inteligencia superiores a la de los seres humanos, a los que llamaremos replicantes y los explotemos en las minas de los planetas exteriores...

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo contigo, Ana. Pero también con Alan. No creo que esto vaya a cambiar y, si lo hace, irá a peor. Pero la culpa no es de la familia. Bajo mi punto de vista y, creo que ya lo comenté en alguna ocasión, la sociedad es la culpable de todo. Más de una vez defendí que para educar a un hijo (y no soy una experta porque no tengo aún), es principal que uno de los padres los controle. Puede parecer anticuado pero lo veo esencial. El control de los niños hasta cierta edad es fundamental. Hoy, gracias a que no podemos vivir con un sólo sueldo a no ser que seas ministro o epeculador, los niños salen cafres perdidos. Jamás levanté la voz a mi abuela. Hoy, niños con 12 o 15 años, llegan a hacer cosas peores.

    Y, por supuesto, las nuevas tecnologías tienen su parte de culpa pero, ¿muchos padres no les regalan móviles para tenerlos entretenidos y que no den más el coñazo? No sé. Todo influye un poco y, como dije antes, irá a peor.

    ResponderEliminar
  3. Alan, me alegra ver que el tema te interesa (o eso parece por la extensión del comentario) Si, somos una sociedad cada vez más consumista, pero creo que la generación que ahora no tenemos hijos, vemos a los niños de ahora de forma escandalosa, y por ello cuando seamos padres (si es que lo somos)intentaremos remediar todo ello. De todas formas, tal vez sea porque en mi casa hemos tenido una educación más o menos centrada, pero esto, es algo que nos escandaliza tanto a mi como a mis hermanos. Los niños no dejan de ser niños y actuar como tal. Yo por las mañanas trabajo con niños pequeños que indudablemente "controlo" aunque a veces me sorprende ver que sus propios padres no. Y por la tarde trabajo con niños-proyecto de adolescentes (unos 11 años) y éstos sí, son muy "chungos" pero en el fondo no dejan de ser niños con sus dudas y sus miedos. El problema está en que intentamos tratarlos cmo no son, permitiéndoles así que obtengan lo que quieran.
    Sandra, a tu opinión es a lo que me refiero además de a esos niños cuando crezcan, nosotros estamos viendo todos los fallos de ese tipo de educación. En cuanto a las familias, es cierto que los niños no pasan el tiempo que deberían con los padres, pero también es cierto que padres, colegios y familias deberían unificar reglas comunes (básicas de respeto y convivencia) para que la educación de esos niños sea constante y estable, porque no hay nada más desorientador que un hoy Sí, mañana No.
    Los niños son niños y siempre lo serán, necesitan correr (físicamente lo necesitan, supongo que aquí buendía aportará más) necesitan caerse para aprender y necesitan todo lo que se corta dándoles un móvil o una NintendoDS (que vale casi más que mi sueldo)
    En fin, que me vuelvo a mi cajón a estudiar. (Que ya me he desahogado)
    Eso sí, CUQUIBESOS!!!

    ResponderEliminar
  4. Los jóvenes de hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros.

    ResponderEliminar
  5. Se me olvidó decir que la cita era de Sócrates Ya ves, nada nuevo bajo el sol. Aunque tu teoría pueda ser cierta, un proverbio francés dice: la edad es importante solo en los caballos.
    A ver si en vez de jóvenes tenemos que hablar, simplemente, de personas. Qué sé yo.

    ResponderEliminar
  6. Era de personas en general, porque en la educación de los niños intervienen muchos factores, pero más que jóvenes, yo me refiero a niños, pequeños.
    Gracias por venir a vernos Pitt Tristán, un beso bien gordo.

    ResponderEliminar
  7. Alan, Ana, Sandra, Pitt, tenéis razón los cuatro. La verdad es que los adolescentes de hoy son terribles en comparación con generaciones anteriores, y es que claro, se han criado en un ambiente que...
    No nos engañemos, a la mayoría de nosotros nuestros padres también nos dejaron frente a la tv para que nos les diéramos el "coñazo", pero eso sí, qué tele teníamos entonces, y con qué valores. Aparte de todo esto tampoco se metían en la casa de uno a preguntarnos, para denunciarnos, si a nuestros hijos les habíamos pegado un cachete, y aunque a casi ninguno de nosotros nos han pegado o castigado severamente nunca, era ese "factor miedo" el que funcionaba, y una mirada seria de tu primogénito valía mucho más que cualquier patético intento de amenaza a un adolescente de hoy día, tal y como: "Como me vengas oliendo a porro te corto el interné".
    Luego vinieron tiempos de enriquecimiento rápido y fácil, de grandes hermanos, de obsesivo culto al cuerpo y a la cartera,de "ESOS" que hacían pasar de curso sin abrir los libros, y claro, el adolescente-niño es culo veo-culo quiero, ¿Para qué hartarme a trabajar o a estudiar si mis ídolos no saben hacer la "O" con un canuto?
    ¿Más libertad de expresión decías, Ana? Muy al contrario, al vulgarizar el léxico y permitir a los presentadores de tres al cuarto decir cualquier ordinariez se le quita al mensaje toda su fuerza, y termina siendo lo chabacano lo predominante.¡Qué bien nos contó esto Aldous Huxley en "Un mundo feliz"!. Por último cabe decir que nunca encontraremos un medio de comunicación que aporte noticias negativas de sus accionistas, encontrándose entre ellos, y de forma mayoritaria, nuestros queridos bancos, con lo que lo de "libertad de expresión" pierde toda su fuerza.
    ¿Irán las cosas a mejor? Pues sí, que no os quepa duda ninguna, puesto que nuestra generación, que todavía no ha tenido niños,los tiene muy pequeñitos o los está encargando, es consciente de todo esto. Hemos asistido a todo este fenómeno como espectadores, y estamos empezando a ser los protagonistas de la historia, y no se os olvide, somos fenomenales. Por otro lado, algo bueno tiene que tener el rollo este de la crisis, y es que ciertas cosas vuelven a su cauce normal, la ley del péndulo, que decía Alan.
    He trabajado de cara al público durante toda mi vida, y puedo deciros que las mejores personas con las que he tratado, las más comprensivas y atentas, son los de nuestra generación.(O al menos son las que menos guerra me han dado). Por eso, cuando veo al niño de Krugius cargado de medallas obtenidas con su esfuerzo, o al mío andando y tarareando alguna canciocilla, me digo: "SI HAY FUTURO, SI HAY ESPERANZA, COÑO".
    Por supuesto que generalizo muchísimo, que hay de todo, blablabla,pero os lo digo de todo corazón, la cosa mejorará con las generaciones venideras.
    ¡Al menos hasta que lleguen los ciborgs, iguales al menos en intelecto a sus creadores y superiores físicamente a todos, a los que llamaremos "replicantes"!

    ResponderEliminar
  8. David: según iba leyendo tu entrada iba pensando que te merecías un ¡bravo! Pero el último párrafo me ha llegado a la patata.
    Eso sí. No leas tanta literatura futurista, que no puedes ser bueno.
    Krugius.

    ResponderEliminar
  9. Vaya, siento disentir, pero yo soy más pesimista al respecto. No niego que vuestros hijos y mis sobrinos sean la excepción -ey, yo no lo he visto, pero he escuchado al hijo de Krugius ganar medalla, anunciado por la megafonía de la piscina de Mérida, justo al lado de donde yo vivía- pero me temo que no pasarán de eso, de excepciones. En lo esencial, para lo importante, nosotros no somos protagonistas de nada, si te portas bien y no das problemas tal vez te dejen una pequeña parcela de libertad para que hagas lo que quieras y tengas la sensación de estar muy liberado. Pero para lo importante no contamos nada. Y una cuestión importante es que hace falta gente acrítica, hedonista y tremendamente sumisa con respecto a los poderes fácticos, gente que se amolde con comodidad a la doble función que se le tiene reservada al buen ciudadano: producir y consumir hasta la extenuación. Sinceramente no veo que esta tendencia vaya a cambiar, ni siquiera creo que pueda hacerlo a menos que el sistema colapse definitivamente y se hunda estrepitosamente. Cosa que supongo tendrá que acabar ocurriendo, pero no creo que tan a corto plazo.

    Por cierto, ya que hablamos de ciborgs e inteligencia artificial, mucho rajar de que Nexus 6 nunca será posible, pero si lo pensamos seguramente la mayoría de los humanos tampoco superarían -en tercera persona, que yo ya no lo soy- el test de Turing...

    ResponderEliminar
  10. Que sí, que hay esperanza, simplemente hay que tener paciencia y ser muy constante. Nuestros hijos y sobrinos no son ninguna excepción, me fijo mucho en la gente y veo una sutil mejora en los de "nuestra quinta". Por supuesto, estoy generalizando mucho pero que mucho, pero una cosa es verdad,la gente va a ir a mejor, sobretodo teniendo como ejemplo de "como no ser" a los "ninis" que tanto pululan por ahí.
    Tienes razón, Krugius,ahi que dejar un poco la ciencia-ficción, es cuasi-imposible que lleguemos a ver a los replicantes dirigiendo el cotarro....¡¡¡¡Sobretodo teniendo en cuenta que será un holocausto zombie y su respectiva dominación mundial lo que ocurrirá!!!jajajajajaj¡

    ResponderEliminar

Como no me copies te pego

Reservado todos los derechos a los lectores, que podrán copiar, manipular, alterar y hasta leer todos los textos de este blog. Eso sí, se agradecería que mencionaran de dónde diablos han sacado el juguetito.