martes, 26 de julio de 2016

Tito Franz

En música clásica, soy muy temeroso, por que apenas le dediqué tiempo, o no tanto como el que se merece, pero dejaremos esto para otra ocasión.

El caso, que mi época de productor en el programa de radio La Casa del Mundo, me tocaba que buscar músicas de fondo para las secciones de ajedrez y poesía. Y semana tras semana, tenía siempre el mismo dilema, qué música le pongo a Miguel Castillo para la poesía de Leopoldo Panero, o la de su preferido León Felipe. Y en la sección de ajedrez, con tantos jugadores soviéticos, se me venían a la mente compositores como Prokofiev, Chaikovsky, pero, tenía yo sienpre algo preconcebido, para estos casos, que la música, fuese muy melódica, que hubiese un violonchelo, o cosas así, y entonces, se me vino la luz, tras muchas búsquedas por el famoso tubo, y redescubrí al maravilloso compositor que es Franz Schubert.

Lo ponía para todo, en la emisora de radio se lo comentaban a Joaquín: "Os gusta Schubert, eh..."


Desde aquél maravilloso día, Schubert pasó a Johannes Brahms, y a Felix Mendehlsson como dos de mi intocables de la música clásica, a menos, que Adolfo me convenza de lo contrario con alguna sugerencia de las suyas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Como no me copies te pego

Reservado todos los derechos a los lectores, que podrán copiar, manipular, alterar y hasta leer todos los textos de este blog. Eso sí, se agradecería que mencionaran de dónde diablos han sacado el juguetito.