sábado, 30 de junio de 2018

Chema, un breve homenaje

Este viernes 29 de junio de 2018 ha fallecido José Manuel García-Ortega Méndez, a los 28 años y todos le conocíamos por Chema,  era de Badajoz y le damos a la familia nuestro pésame por esta pérdida, no solo para ellos, si no para la familia del ajedrez extremeño, ya que no somos muchos en esta afición y que alguien tan especial como Chema se nos vaya, nos deja un poco huérfanos a todos.

La primera vez que vi a Chema, fue en un juvenil, me llevé a mis chicos a Badajoz: José Ramón Hernández, Vito Benito y Miguel Ángel Soriano. No sé quien venció el torneo, sí recuerdo que Chema jugó en una ronda contra Vito, en realidad Vito podía haber sido un buen jugador pero prefirió otras cosas que el talento que tenía para el ajedrez. Esa partida la ganó Chema, pero lo pasó muy mal. Mi sensación es que Chema ya tenía una gran capacidad táctica en esos años.

Algo que en un Memorial Teixidor celebrado en Mérida, terminó de convencerme, vi como Chema jugando ante Juan Miguel González Manchón, una partida complicadísima y en modo finish, con una enorme sangre fría, apartaba la vista del tablero, para "ver" mejor la variante que estaba analizando, para eso había que estar muy concentrado y tener una gran confianza en sí mismo. Él no lo hacía para figurar o presumir, le salía de manera natural.

Jugué muchas veces contra Chema, pero el resultado parecía ser siempre el mismo, mi Rey tirado por los suelos..., hasta que en un Ciudad de Zafra, después de que él metiese un pifiazo tremendo (es lo que tienen los genios, que también se equivocan...) por fin le saqué una victoria. No se podía creer que le hubiese vencido y se pasó el resto del día diciéndome:
  •  "Macías, que suerte has tenido, cabrón... ¿como te sientes al ganarme así?"  
  • Y yo respondía: "Pues bien, por que por una vez se ha hecho justicia conmigo, ¿cuantas veces ha ocurrido lo contrario, Chema...?". Así hasta que quedó por delante de mí en el torneo y se calmó.
Solía acercarse a mi partida en cualquier torneo, lo hacía con placer, por que el muy "bellaco" remataba las partidas en las que yo fallaba estrepitosamente a pesar de haber jugado bien el resto de la partida. La última vez que lo hizo, fue en Almendralejo, en la liga de este año 2018, jugaba contra Carrasco, tenía una posición ganadísima y la perdí, él en un minuto, había encontrado la secuencia vencedora.

Todos recordamos de Chema su humor, al final fue haciendo amigos en todos lados, recuerdo que empezó en el Club Ajoblanco de Mérida y estuvo tres temporadas, en el Club Santa Isabel de Badajoz es donde obtuvo sus mejores resultados y donde estuvo también 3 temporadas, pero se cansó de que sus compañeros no se sacrificasen más por el ajedrez y su equipo no llegase más alto. De ahí pasó al Club Magic, en este equipo también jugó tres temporadas... Allí le fichó el equipo de Cabeza del Buey, Revolución Sur, pero ese equipo solo existió en la máxima categoría 1 año. Finalmente el Club Badajoz le reclamó, él aceptó, pero no jugaba todas las partidas, solo los encuentros claves para que el equipo ascendiese o no descendiese dependiendo de la categoría en que estuviese.

La verdad es que llegar a la categoría de Maestro Fide a la que llegó en el año 2010 y sin un entrenador, es por que ahí había algo, también tenía al menos una norma de M.I., pero de golpe dejó el ajedrez para dedicarse al poker, otra de esas aficiones que tienen también los ajedrecistas... De vez en cuando nos veíamos en algún torneo, pero (y que me perdonen los amigos) costaba ver como cada vez su obesidad iba creciendo de forma galopante, creo que a nadie sorprende que sin cuidarse, sin haber hecho algo de ejercicio en su vida, pueda aspirar a una larga vida. Es por eso que por un lado tenemos tristeza, (en el ajedrez extremeño no sobra el talento), pero por otra parte te entraban ganas de reñirle y decirle, pero Chema, ¿adónde vas por ahí?.
De todas formas, el tomó todas esas decisiones, para mí está claro que en cuanto a tratamiento de su cuerpo, se equivocó en todas. Pero en lo que le gustaba, que era jugar al ajedrez, estar con los amigos, divertirse y contarte historias y anécdotas, era un as. Así que como no te vamos a echar de menos tío... Y a él, había que tomarlo así, aceptarlo como era, ya no hay solución, pero me gustó el trayecto que anduvimos juntos.

2 comentarios:

Como no me copies te pego

Reservado todos los derechos a los lectores, que podrán copiar, manipular, alterar y hasta leer todos los textos de este blog. Eso sí, se agradecería que mencionaran de dónde diablos han sacado el juguetito.