martes, 23 de diciembre de 2014

Joe Cocker, excesos de todo tipo

Esta sección necrológica no para nunca, siempre hay por desgracia algún músico ilustre que muere, en esta ocasión recordamos a Joe Cocker, uno de los grandes rockeros blancos de finales de los setenta y que empezó a tener fama por hacer nuevas versiones de temas ya famosos, pero uno que era más fan de otros músicos, comienza a prestarle atención por culpa de aquella serie Aquellos maravillosos años en la que actuaba un niño repelente (Fred Savage) pero si pasabas de él, la verdad es que la serie tenía fondo. Y lo que decía, que allí en la música de presentación estaba el tema de The Beatles versioneado por Joe Cocker, y de escucharlo lunes, tras lunes, pues uno empieza a prestarle atención y te das cuenta de que el tema está realmente bien hecho...


Y claro, por ese tiempo nuestro músico había ya grabado muchos discos, así que empieza uno a tirar de discografía y descubre cosas muy buenas, solo que a mi el Soul no mi estilo preferido, pero aún así, él lo hacía de una manera tan personal que sí me encandilaban algunos temas suyos, claro que los puristas del Soul (en esto como en todos los estilos musicales, los hay muy exquisitos) tampoco lo soportaban, que si tiene poca voz, que si tiene una voz muy fea, que si es un borrachuzo... Pero, lo que a mi siempre me ha importado ha sido la creatividad del músico, y en esto, Joe le daba sopa con ondas a todas esas cantantes que sí cantan, pero no componen, es verdad que todo es cuestión de gusto, pero yo dejo mi opinión claramente al respecto, prefiero la voz áspera de Joe a la inmaculada de Aretha.

Nuestro homenajeado, tuvo una larga carrera como músico, de cerca de medio siglo, y también estuvo vinculado al cine, ya que compuso temas principales para películas como Oficial y Caballero, y como olvidar Nueve semanas y media... Total, una vida dedicada a la música por un tío que la vivió intensamente.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Como no me copies te pego

Reservado todos los derechos a los lectores, que podrán copiar, manipular, alterar y hasta leer todos los textos de este blog. Eso sí, se agradecería que mencionaran de dónde diablos han sacado el juguetito.