jueves, 4 de octubre de 2012

¡Batiburrillo... burrillo! (Aniquilación)

Después de una sobreexposición nada saludable a cortos de todo tipo, pelaje y condición, y más viendo el nivel "artístico" de alguno que otro, me he dicho a mi mismo que yo también podría hacer algo similar. En el fondo el arte de estas cosas reside más en la explicación que en el producto en sí, y la mía es buena. 

Había pensado titularlo Aniquilación, por aquello de que la concatenación de elementos en mi corto, brillantes todos ellos en sus individualidades, deviene en su conjunto en una mútua aniquilación donde el sonido anula cualquier sentido de la imagen; la imagen del texto; el texto del sonido y todos al unísono conforman una especie de sinergía inversa en el que el caos adquiere categoría de festín para los sentidos. Pero al final me lo he pensado mejor y he preferido titularlo: ¡Batiburrillo... burrillo! 

Sí, en el fondo ese título lo explica infinitamente mejor:


video




3 comentarios:

  1. Grandioso. El mejor corto que he visto en la última década.

    ResponderEliminar
  2. Apenas reconozco a Carlos Boyero en la entrevista, ypor que dice muchas veces mogollón, que sino, tampoco sabría quien es.

    Danos mas pistas sobre la que recita, please...

    ResponderEliminar
  3. En fin, no pretendía convertir en adivinanza esta parodia tontorrona de cierto tipo de corto "artístico" que no me termina de convencer, pero por si alguien tiene curiosidad ahí tiene los ingredientes del gazpacho:

    -Imágenes: Fragmento del Barcelona 3-1 Manchester United (Final U.C.L. 2011)

    -Texto: Fragmento de los subtitulos de "Salmo rojo", de Miklós Jancsó

    -Música: "Soir de fete" y "La dispute" (Yann Tiersen), de la BSO de "Amelie", de Jean-Pierre Jeunet

    -Voz femenina: Ludmila Mikaël, de un fragmento de "Un hombre que duerme", de Bernard Queysanne

    -Voces masculinas: Carlos Boyero y Luis Alegre en "El reservado"

    ResponderEliminar

Como no me copies te pego

Reservado todos los derechos a los lectores, que podrán copiar, manipular, alterar y hasta leer todos los textos de este blog. Eso sí, se agradecería que mencionaran de dónde diablos han sacado el juguetito.